viernes, 17 de febrero de 2012

Yo, Morlock #6: Nostalgia by Mariano

Sientes nostalgia del pasado, de tiempos en que las cosas eran más sencillas, la policía no se reprimía a la hora de cargar contra manifestantes e indignados y sus actuaciones eran vistas como una expresión de la buena salud del Estado. Nostalgia por un tiempo en que España era Una, Grande y Única, una unidad indivisible forjada por el yugo, las fasces y las falanges, una nación fuerte en su unidad. Que época gloriosa donde los pantanos se inauguraban con burbujeante asiduidad y el país cerraba filas contra los rojos que amenazaban el glorioso régimen del Generalísimo. Una España en la que los trabajadores no tenían derechos, donde la jubilación no era la garantía de un retiro plácido en espera del final definitivo. ¿Qué fue de aquellos maravillosos años en los que Francisco Franco estaba en el poder y regía con mano de hierro los destinos de España? ¿Aquellos tiempos en los que el Caudillo rendía honores al fuerte y magnánimo líder de Alemania, que, nos decían que miraba con buenos ojos nuestros esfuerzos en favor del mantenimiento de un fuerte régimen autoritario y totalitario?

Con la Transición y la llegada de la Democracia, muchos dieron por perdidos aquellas magníficas décadas, donde la educación debía estar al servicio de los intereses del Estado y la Iglesia. Eran tiempos de esplendor, tiempos en los que no había lugar para liberales y eruditos, los cuales siempre eran rojos que buscaban menoscabar la unidad de la nación, el cáncer que amenazaba siempre la fortaleza de España. Sin embargo, muchos han aguardado con paciencia un retorno a aquella época, un retorno a los valores que rigieron los destinos de nuestros mayores.

Y, por fin, la respuesta ha llegado. Él, Mariano, nos presenta su nueva línea de medidas y reformas conservadoras que nos hacen viajar por el túnel del tiempo a aquellos años de indolente incultura, abuso de poder, cargas policiales y totalitarismo.  Gracias Presidente por hacernos volver a aquellos maravillosos años, por hacer que la gente vuelva a salir a las calles, para que así los policías puedan volver a usar con alegre regocijo sus porras contra los ciudadanos que claman por sus mal entendidos derechos. ¿Derechos? ¿Desde cuando los trabajadores han merecido "derechos"? Ya lo dijeron George Orwell y Aldous Huxley en 1984 y Un mundo feliz respectivamente. El gobierno debe ser la máxima autoridad, incuestionable guardiana del poder, los ciudadanos tan sólo son los peones que, con alegre sumisión, deben someterse a los dictados y caprichos de sus gobernantes. Por eso, gracias Mariano. Has logrado que lo que no creíamos posible, has devuelto la alegría a los nostálgicos. Los jueces rojillos son imputados y condenados, los que abusan del poder quedan en libertad, la reforma laboral despoja a los trabajadores de sus derechos y otorga al empresario la capacidad de despedir con total y entera libertad.

Has logrado que nos sintamos como si hubiéramos viajado por un túnel del tiempo. Regresamos a otras épocas, más prosperas y seguras para los poderosos. Pero, a fin de cuentas, ¿quienes si no son los que realmente importan? Los trabajadores, el pueblo, la clase obrera, la panda de rojillos esos que no hacen más que quejarse... ¿Qué sabrán ellos? Tu has demostrado que el sistema bipartidista que promueve nuestro sistema electoral no es más que una excusa para que puedas darle tu apoyo incondicional a los que realmente cuentan. Olvídate de las manifestaciones, huelgas generales y demás muestras de indignación. Lo importante es que nos sigas permitiendo disfrutar de la nostalgia y regocijo de retornar a un tiempo pasado que fue mejor. Una vez más, muchas gracias Presidente. Debemos agradecer a PP que haya lanzado esta nueva línea de medidas, Nostalgia by Mariano. Con ellas, podemos sentirnos como nuestros padres, nuestros abuelos, todos aquellos que vivieron en sus carnes los abusos, desmanes y totalitarismo de un régimen indefendible que sometió al yugo a una nación que fue brutalmente atacada, dividida y maltratada por una Guerra Civil. Un conflicto armado instigado por aquellos que no creían en las libertades, en el pueblo, que eran incapaces de defender sus ideas por otro medio que no fueran las armas y la opresión. Y de ahí surgió el régimen cuyo aroma nos hace recordar Nostalgia by Mariano.