martes, 31 de julio de 2018

Descanso en agosto

Llega el mes de agosto y la Necrópolis de la Luna Negra inicia su descanso estival. Por ello, nos tomamos unas merecidas vacaciones para desconectar el cerebro un poco, relajarnos y poder volver con nuevas fuerzas en septiembre. Mientras tanto, la Necrópolis mantiene abiertas sus puertas y todo su contenido accesible.

Para que el verano se haga más ameno, os recomendamos visitar nuestras secciones de cine y libros (Books from the Crypt) y no olvidéis visitar la nueva pestaña del blog para conocer las creaciones literarias del autor de la Necrópolis.

Por su parte, en La Llave y la Puerta Arkham tras los acontecimientos sucedidos en la alocada sesión de cine de verano organizada por los morlocks comunistas, la ciudad se ha visto invadida por un colectivo de tertulianos de economía aburrida capaces de aburrir a cualquiera. Por ello, la ciudad va a pasar un mes más relajado. En Dunwich, en plena temporada alta, los Alojamientos Rurales mantienen ocupadas a las welclones, con Welcome y Kate echándolas una mano en lo que pueden. Y los profundos siguen en su campamento protesta de Occupy Arkham. Y con el calor de agosto todos en general prefieren aprovechar para tomar un descanso y retomar fuerzas para septiembre.

miércoles, 25 de julio de 2018

Vieja Escuela: Cyberpunk

Implantes cibernéticos, drogas de diseño, lluvia incesante, hackers, armas, megacorporaciones, coches voladores, luces de neón… Si eres aficionado al género cyberpunk, todo esto te será muy familiar.

Esta es la encarnación cyberpunk de “Vieja Escuela: el juego de rol”, un reglamento sencillo y fácil de llevar a la mesa, heredero de los juegos clásicos de toda la vida, pero adaptado a los nuevos tiempos.

Vieja Escuela: Cyberpunk es un juego creado bajo licencia Creative Commons y de distribución gratuita de grapasymapas. Es un juego con un reglamento ligero y un manual de 66 páginas en blanco y negro con portada a color disponible en pdf o en formato físico en LULU.

El juego aprovecha el sistema d20 y lo adapta al entorno cyberpunk con unas mecánicas sencillas que se basan en tiradas de dados de 20 caras a las que le sumas un valor, ya sea el de una habilidad o el modificador que te proporciona un atributo. En base a esto desarrolla una serie de reglas que permiten desarrollar partidas en esta ambientación amparándose en la sencillez de conceptos. Esto supone una amplia libertad para el director de juego a la hora de desarrollar la ambientación, ya que no existe una predefinida, y las reglas están creadas para que dirigir sea sencillo, evitando los defectos de los sistemas de juegos más clásicos sin perder ese regusto vintage. En cuanto a la forma de presentar el entorno cyberpunk, es bastante clásico también, amparándose en el cyberpunk clásico de los años 80 del siglo XX, cuyo paradigma fue establecido por William Gibson en su novela Neuromante y las secuelas de esta, Conde Cero y Mona Lisa acelerada y que sirvió de base para Cyberpunk 2020 y su actual encarnación Cyberpunk 2077. 

Este título, Vieja Escuela: Cyberpunk, es interesante y resulta útil para partidas de estilo cyberpunk rápidas, intensas y con mucha acción. Una ventaja del sistema es que la parte de trabajo en la red, aunque en las dos aventuras que incluye tiene un peso específico e importante, se resuelve de manera rápida y sencilla, sin lastrar excesivamente la partida. Por ello, se trata de un juego que puede resultar interesante para los que busquen una aproximación más "clásica" a este género en los juegos de rol sin tener que lastrarse con muchas reglas.

sábado, 14 de julio de 2018

Ghost in the Shell 2: Innocence (2004)

Título: Ghost in the Shell 2: Innocence
Título original: Inosensu: Kôkaku kidôtai (Ghost in the Shell 2: Innocence)
País: Japón
Productora: Studio Ghibli / Bandai Visual Company / DENTSU Music And Entertainment / Production I.G.
Director: Mamoru Oshii
Guión: Mamoru Oshii (Manga: Masamune Shirow)
Reparto (voces originales):  Atsuko Tanaka, Akio Ōtsuka, Kōichi Yamadera, Tamio Ōki, Fumihiko Tachiki, Minoru Hirano, Nanami Hinata, Naoto Takenaka, Sumi Mutō, Gō Aoba, Hiroaki Hirata, Yoshiko Sakakibara, Masaki Terasoma, Katsunosuke Hori, Eisuke Asakura, Hiroyuki Kinoshita, Sukekiyo Kameyama, Yutaka Nakano, Ryūji Nakagi, Yuzuru Fujimoto.
Sinopsis:
En el año 2032, la frontera entre seres humanos y máquinas se ha reducido a niveles casi imperceptibles. En este contexto, un cyborg detective de la unidad antiterrorista (Batou) investigará el caso de un robot con forma de mujer, creado exclusivamente para satisfacer deseos sexuales, que ha asesinado a su propietario. Batou deberá indagar en las profundidades de la conciencia humana y en la sociedad del momento; donde la diferencia entre los robots y los humanos es extremadamente vaga. (FILMAFFINITY)

Crítica:
Segunda parte de la película de 1995 dirigida por Mamoru Oshii, esta vez Oshii no vuelve sólo como director, si no que también lo hace como guionista. Continuando los temas de caracter filosófico existencialistas y transhumanistas, la película vuelve a adaptar una trama del manga original referida a robots que se descontrolan y atacan a los humanos, en concreto del capítulo Robot Rondo (con elementos de Phantom Fund). Esta vez el protagonismo reace por completo en Batou, con Togusa como secundario que le acompaña durante gran parte de la película. Mientras que en el manga Togusa actúa como un novato de la sección 9 recientemente trasladado desde la policía (papel que ejerce en la primera película) y da un contrapunto más humano, ya que es el único al que se le ve en su entorno familiar, aquí se convierte en un mero acompañante de Batou. Actuando como su compañero, le da la réplica al veterano ciborg y acompaña los monólogos existencialistas y filosóficos de éste con algunas aportaciones propias y citas.

Las secuencias de acción son más escasas que en la primera película, aunque de mayor espectacularidad, destacando el asalto a la base yakuza y la penetración en el barco factoría de la corporación LOCUS SOLUS. Por lo demás, los escenarios, desde el callejón en el que empieza la película hasta el barco factoría, son una maravilla gráfica, espectaculares y dotados de gran belleza. La animación y el CGI son mucho más depurados y fluidos, haciendo que sea una película que se disfruta mucho en el aspecto visual. La música, de nuevo en manos de Kenji Kawai, sigue siendo perfecta, manteniendo una continuidad con respecto a la primera entrega y ofreciendo algunos temás de gran belleza. Vale la pena destacar que la canción que cierra la película, Follow me, es una repetición de una canción originalmente interpretada por Demis Roussos en 1982. La música está basada en el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo, con letras de Herbert Kretzmer y Hal Shaper.

Nuevamente nos encontramos con un thriller cyberpunk lento, con una historia interesante que queda lastrada por los abundantes diálogos y monólogos, principalmente por parte de Batou, de caracter existencialista, dejando el transhumanismo en un segundo plano, aunque sigue presente. Se incide en la diferencia entre hombre y máquina a través de los intercambios y reflexiones de caracter filosófico que tienen los personajes, lo cual puede hacer a la película más pesada y difícil de visualizar. Junto con la primera parte, se obtiene una obra completa en la que Mamoru Oshii explora unos temas de caracter filosófico complejos, apoyándose en el mundo creado por Masamune Shirow en el manga original pero dándole un caracter diferente y distintivo. Por ello, Innocence puede ser más pesada y díficil de asimilar que su predecesora.

viernes, 13 de julio de 2018

Ghost in the Shell (1995)

Título: Ghost in the Shell
Título original: Kokaku Kidotai (Ghost in the Shell)
País: Japón
Productora: Coproducción Japón-EEUU; Bandai Visual Company / Kodansha / Manga Video / Production I.G.
Director: Mamoru Oshii
Guión: Kazunori Itô (Manga: Masamune Shirow)
Reparto (voces originales): Tesshō Genda, Iemasa Kayumi, Yutaka Nakano, Tamio Ōki, Akio Ōtsuka, Atsuko Tanaka, Maaya Sakamoto, Kōichi Yamadera, Shigeru Chiba, Takashi Matsuyama, Masato Yamanouchi, Mitsuru Miyamoto, Yūji Ueda, Shinji Ogawa, Kazuhiro Yamaji
Sinopsis:
Motoko Kusanagi es la líder de asalto de la Sección 9, una organización japonesa especializada en el contraterrorismo y los delitos informáticos liderada por Daisuke Aramaki. La Sección 9 recibe la misión de encontrar al Titiritero (Puppet Master), un hacker que entra en los cyborgs y los controla para todo tipo de crímenes, entre ellos asesinatos y terrorismo, sin dejar huellas. Resulta ser tan bueno que consigue manipular la política eficazmente de esa manera, consiguiendo además eludir sin problemas a la Sección 9, cuando quiere cogerlo, y logrando que sus víctimas no se acuerden de los crímenes que cometieron bajo su control después de dejarlos. (Wikipedia)

Crítica:
Ghost in the Shell es un thriller cyberpunk basado en el manga homónimo de Masamune Shirow. En concreto adapta principalmente los capítulos 09: "Bye bye Clay" y 11: "Ghost Coast", centrados en la búsqueda del pirata informático conocido como el Titiritero (Puppet Master). La película se centra en torno a la figura de la Mayor Motoko Kusanagi, quedando toda la trama de investigación en segundo plano para centrarse en los conflictos internos de corte existencialista de la Mayor. Debido a que Kusanagi es una ciborg de cuerpo completo, de la que queda muy poco orgánico, se plantea dudas sobre su propia existencia, sin saber si es realmente humana o es simplemente una IA muy avanzada. Por ello, la película gira en torno a esta trama existencialista y transhumanista, desarrollando así una serie de reflexiones, monólogos y diálogos de caracter filosófico que se sobreponen y se presentan en primer plano. Estas disquisiciones actúan como conductores de la trama, ya que a medida que se avanza en la historia, el conflicto existencial y el trasfondo transhumanista van cobrando cada vez más protagonismo.

Se trata de una película que es todo un clásico de la animación japones y del cyberpunk, dejando en un segundo plano la parte del thriller de investigación y el erotismo de algunos momentos del manga, para centrarse plenamente en el existencialismo y el transhumanismo. Por ello, al igual que sucede con Blade Runner, película de la que tiene influencias, la trama se desarrolla de forma más lenta, cargada de metáforas y símbolos visuales que acompañan a los diálogos de corte filosófico. Todo ello está aderezado por una excelente y espectacular banda sonora de Kenji Kawai que alcanza cotas sublimes con algunos de los temas, como el inicial, Making of a Cyborg, que acompaña a la escena de la creación del cuerpo ciborg de Kusanagi en una escena visualmente espectacular, fluida y cargada de poesía. Este mimo en el aspecto visual se mantiene durante toda la película, con una ciudad muy bien diseñada, con influencias de las calles de Hong Kong, con planos de gran belleza y una animación muy cuidada.

Ghost in the Shell es una película que no debe faltar en el catálogo de cualquier aficionado al cyberpunk, un título de visionado obligado, especialmente para estudiar el aspecto más transhumanista del género, junto con títulos como Blade Runner. Sin embargo, la trama que se desarrolla a ritmo pausado y los diálogos y monólogos filosóficos pueden alejar a aquellos que esperen un thriller cargado de acción.

viernes, 29 de junio de 2018

Cuernos (2013)

Título: Cuernos
Título original: Horns 
País: Estados Unidos
Productora: Coproducción USA-Canadá; Lionsgate / Mandalay Pictures / Red Granite Pictures
Director: Alexandre Aja
Guión: Keith Bunin (Novela: Joe Hill)
Reparto: Daniel Radcliffe,  Juno Temple,  Max Minghella,  Kelli Garner,  Joe Anderson, James Remar,  Kathleen Quinlan,  Heather Graham,  David Morse, Michael Adamthwaite,  Nels Lennarson,  Mitchell Kummen,  Dylan Schmid, Sabrina Carpenter,  Jared Ager-Foster,  Erik McNamee,  Laine MacNeil
Sinopsis:
Merrin Williams (Juno Temple) ha muerto en extrañas circunstancias, y su novio, Ignatius 'Ig' Perrish (Daniel Radcliffe), es el único sospechoso. En el primer aniversario de la muerte de Merrin, Ig se pasa la noche borracho y haciendo cosas espantosas. Cuando se despierta, tiene una resaca tremenda… y cuernos que le están naciendo en la cabeza. Ig posee un nuevo poder macabro que intenta usar para descubrir al monstruo que mató a su amor. Ser bueno y rezar no lo llevó a ningún sitio. Ahora llegó el momento de la venganza. (FILMAFFINITY)

Crítica:
Adaptación de la novela homónima de Joe Hill, resulta una excelente conversión del papel a la gran pantalla, con un Daniel Radcliffe sorprendente en su papel de joven acosado por la prensa, repudiado por todos, envilecido y embruteciéndose con el alcohol. La historia empieza así para seguir narrando una trama de de oscuridad y venganza al despertar Ig, el personaje interpretado por Radcliffe con unos cuernos que van creciendo poco a poco y le dan unas capacidades que, al principio no comprende, pero que le ayudan a embarcarse en la venganza.

El acierto de Joe Hill fue utilizar los elementos representativos del Cielo y el Infierno para crear una historia que se va volviendo más oscura a medida que avanza sin caer en torpes moralinas ni innecesarios maniqueismos. Y eso sabe recogerlo e interpretarlo el guión, revelando la progresiva evolución del personaje de Daniel Radcliffe a medida que se desarrolla la trama y como se va orquestando poco a poco la venganza. Pero para ello, primero deberá averiguar quien fue el asesino de su novia y, para ello, deberá decidir si acepta o no la oscuridad que crece en él. Es un camino difícil, por el que deberá pagar un precio, pero la historia sabe desarrollarse de manera que el espectador se sienta interesado y quiera saber como se desarrolla todo y como va a acabar.

El final es, precisamente, el punto más débil que tiene la película. Y no porque no haya sabido adaptarse bien, sino por el ritmo. La cinta tiene un ritmo propio que permite avanzar de forma progresiva, pero este se acelera hacia el final para llegar al desenlace y las consecuencias del mismo. Salvo por este problema, Alexandre Aja demuestra su talento y habilidad para conducir esta historia de oscuridad y venganza surgida de la excelente mente de Joe Hill.

sábado, 23 de junio de 2018

Books from the Crypt #141: Los Antiguos


Título:  Los Antiguos: Tomo 1 La Ballena blanca, Tomo 2 El Dios Pulpo
Título original:  Grands Anciens: T1 La Baleine Blanche, T2 Le Dieu Poulpe
Año: 2010
Autores:  Jean-Marc Lainé, Bojan Vukic, Anouk Bell
Género: Terror
Sinopsis:
Nueva Inglaterra, 1850. 
El joven Ishmaël recorre los muelles de New Bedford, soñando con largas campañas sobre el puente de un ballenero. Una a una, escucha las leyendas que se cuentan los curtidos marineros, llenando de tabaco sus pipas y vaciando botellas de ron en el calor de las posadas. Escucha la leyenda de esa ballena blanca que rompe la proa de los buques, y que los marineros vieron en los siete mares. Descubre la leyenda de ese capitán cojo que arrastra su pierna de palo y su obsesión por todos los océanos.
Pero le queda descubrir el más aterrador de los cuentos de los marineros, la más terrible de las leyendas.
La leyenda del dios pulpo de las profundidades.
La leyenda del hacedor de naufragios.
¡La leyenda del Kraken!

Crítica:
Los Antiguos es un comic europeo en dos tomos que combina la literatura decimonónica con los Mitos de Cthulhu. En concreto se trata de una historia que sirve de precuela a Moby Dick y en la que Herman Melville cuenta a Ishmaël (que sería protagonista y narrador de la novela) historias de balleneros, en particular una relacionada con el veterano capitán Ahab y la ballena blanca, mítico cetáceo que todos los balleneros ansían cazar. Pero la historia pronto se conduce por derroteros más siniestros al obsesionarse Ahab con la búsqueda del Kraken, un horror marino que está produciendo múltiples naufragios de balleneros y hace que la navegación sea muy peligrosa.

La trama está bien hilada y con un aspecto artístico excelente que representa muy bien a los personajes y su entorno y que acompaña de forma muy apropiada a la narración. De hecho, la trama se desarrolla a tres niveles diferentes: la historia de Ahab y su obsesión con la ballena blanca y el Kraken, la conversación entre Ishmaël y Herman Melville en un ambiente caracteríristico de las comunidades de balleneros del siglo XIX y, finalmente, la obsesión o fascinación del propio Melville como personaje por la obsesión, en este caso concreto, la de Ahab.

Esto se organiza de forma sumamente orgánica y natural, de manera que el lector puede asistir a los tres niveles narrativos entrelazados de forma que puede disfrutar de una historia completa fascinante y llena de referencias tanto a los Mitos de Cthulhu como a otras obras decimonónicas clásicas. La historia, muy bien escrita, engancha desde el principio, sobretodo al plantear un hipotético encuentro entre autor y personaje de manera que éste último se acabará por convertir en el narrador de Moby Dick, una historia sobre la obsesión y el precio a pagar por ella.  Combinando e introduciendo sabiamente los elementos alusivos a los Mitos de Cthulhu nos encontramos con una trama absorbente y bien construida que podría ser introducida perfectamente dentro del canon lovecraftiano debido a la coherencia que mantiene con respeto a las obras del Maestro de Providence.

viernes, 15 de junio de 2018

Doom (2005)

Título: Doom
Título original: Doom
País: Reino Unido
Productora: Universal Pictures
Director: Andrzej Bartkowiak
Guión: Beverly Cross
Reparto: Karl Urban,  Dwayne "The Rock" Johnson,  Rosamund Pike,  Deobia Oparei, Ben Daniels,  Razaaq Adoti,  Richard Brake,  Al Weaver,  Robert Russell, Dexter Fletcher 
Sinopsis:
Año 2145. Las instalaciones de la UAC en Olduvai, Marte, están bajo ataque de unas entidades de origen desconocido. Un escuadrón de respuesta rápida de los marines debe viajar hasta allí para tratar de resolver la situación. Película basada en el mundialmente conocido videojuego "DOOM".
Crítica:
Doom es una poco afortunada adaptación de una serie clásica de videojuegos de acción y terror. Con elementos característicos del original (la empresa UAC, las instalaciones en Marte, los monstruos), la película trata de organizar una historia que no acaba de cuajar en parte por lo tosco del guión y por el abuso del efectismo en algunos momentos. Aunque cuenta con un buen maquillaje y efectos especiales y algunas secuencias excelentes, los actores no acaban de encajar, sobretodo un Dwayne Johnson que ejerce de marine despiadado y villanesco poco creíble. Como antagonista, tenemos a un Karl Urban más meritorio y que se convierte en protagonista pese a darle más peso el film a Johnson.

Aunque sabe combinar en algunos momentos la acción y el terror, con un comienzo muy acertado y que promete mucho, y una interesante presentación del equipo de marines, el ritmo de la película se vuelve más flojo y algo inestable. Con un Dwayne Johnson encarnando al marine malo obsesionado con cumplir las ordenes a cualquier precio sin importar lo que haya que hacer, se desaprovecha la posibilidad de dar más importancia al que acaba por ser el auténtico protagonista, Karl Urban. Los demás marines básicamente están para ayudar a conformar el equipo y aportar algo más de entidad a la película, sin lograrlo del todo. Acaban por ser mera carne de cañón aunque tiene alguna escena interesante combatiendo a algunos monstruos.

Además de la secuencia de introducción, lo más meritorio es la secuencia en primera persona, homenaje al videojuego, junto con otros guiños como el personaje de "Pinky" y la BFG. Por lo demás, la fobia a lo sobrenatural hace que la explicación sobre el origen de los monstruos quede un poco alienada, incluso forzada. De esta manera, eludiendo dos ingredientes característicos del juego (los monstruos son demonios del infierno y la tecnología de teletransporte, que aparece de forma marginal), la película no acaba de formar un todo coherente. Esta situación se trata de cubrir con los golpes de efecto.

De esta manera, obtenemos una película de acción y terror sencilla, sin un gran argumento (hay que reconocer que el juego tampoco lo tiene), resulta entretenida y pasable, con un villano poco afortunado y sobreactuado. A fin de cuentas se trata de una cinta para ver sin pretensiones y con ganas de pasar el tiempo con mucha acción y sin complicaciones.