viernes, 22 de mayo de 2015

Books from the Crypt #73: Un cadáver en la biblioteca

Título: Un cadáver en la biblioteca
Título original: The body in the library
Año: 1942
Autora: Agatha Crhistie
Género: Detectives / Intriga
Sinopsis:
El merecido descanso del coronel Bantry y de su esposa Dorothy se ve súbitamente interrumpido por la alarmante noticia que trae consigo la doncella: han hallado el cadáver de una joven en la biblioteca. De repente, la vida del militar ya retirado da un vuelco, al convertirse en víctima de las habladurías y los cotilleos que circulan acerca de tan triste suceso, que ha conmocionado enormemente a toda la puritana comunidad de St. Mary Mead. Dorothy, dispuesta a atajar cualquier duda y a mantener sin mácula el honor de su distinguida familia, decide acudir a su amiga Miss Marple, una detective ocasional de extraordinarias dotes intuitivas que deberá dilucidar quién y por qué ha cometido tal asesinato precisamente en casa del coronel. 

Crítica:
Esta novela de Agatha Christie, enmarcada dentro de la serie de Miss Marple, tiene una serie de características que la particularizan y que la hacen destacar como una curiosidad dentro del conjunto de la obra de esta escritora inglesa.

Para empezar, en el prólogo, la autora describe "un cadáver en la biblioteca" como un cliché de las novelas de detectives. Agatha Christie relata como llevaba un tiempo dándole vueltas a escribir una historia con esta base, pero quería hacer una visión diferente. Con esta idea nace esta novela, en la que, con una particular variación sobre el clásico tema, se nos presenta una biblioteca completamente convencional y un cadáver altamente improbable y sensacional. Es decir, mientras que el lugar donde se halla el cuerpo es sumamente normal, incluso monótono en su cotidianidad, el cadáver que aparece es algo completamente inesperado y fuera de lugar en el sitio donde se encuentra. De hecho, nos hallamos con la biblioteca de la casa en el campo donde vive un coronel retirado y felizmente casado que vive en una tranquila y parsimoniosa rutina. Por su parte, el cuerpo es el de una mujer joven, vestida con un traje de noche y profusamente maquillada. De hecho, la novela comienza directamente con el brusco despertar del tranquilo matrimonio cuando la doncella les informa que se ha encontrado un cadáver en la biblioteca y la incredulidad de la pareja ante esta noticia.

Otra característica particular de esta novela es la cantidad de personajes que intervienen para actuar como detectives, tantos como sospechosos. De hecho, aunque Miss Marple es el personaje principal y hace su aparición ya en el primer capítulo, no se convierte en la figura central de la investigación, sino que va avanzando en paralelo junto a los demás, e incluso entra en acción ya avanzada la novela, pese a que es ella la que resuelve finalmente el caso. POr parte de la policía tenemos al coronel Melchett y el inspector Slack de la fuerza Radfordshire, y el Superintendente Harper de Glenshire. Más adelante se introduce un nuevo detective aficionado, sir Henry Clithering, jefe retirado de Scotland Yard que se involucra a petición de Conway Jefferson, uno de los afectados por la muerte de la víctima y cuya familia parece estar implicada en la misma de alguna manera. A través de los avances de los diferentes investigadores que van interviniendo en el caso, el lector va siguiendo los avances y descubriendo los indicios y teoría que van surgiendo, a menudo antes de que Miss Marple pueda tener acceso a estos datos. Con este equipo coral, la autora nos presenta diferentes puntos de vista, elaborando así una trama de intereses, pistas y supuestos que van permitiendo desvelar o embrollar la solución del caso. Incluso tenemos la aportación puntual de Peter Carmody, un niño hijo de Adelaida Jefferson que juega a ser detective.

Con semejante entramado de pistas y detectives, en la que parece haber mucho que ocultar, Agatha Christie elabora un argumento absorbente, con una narrativa fluida que atrapa al lector y le invita a adentrarse en la investigación y elucubrar sus propias teorías. Ciertamente, la trama está muy enrevesada, y, poco a poco, Miss Marple va despejando las incógnitas para, finalmente, y gracias a sus analogías con hechos de la vida cotidiana de St. Mary Mead, logra resolver el caso para sorpresa de propios y extraños. Esta anciana solterona es uno de los personajes más característicos de Agatha Christie, una detective aficionada poco convencional, con poca confianza en la naturaleza humana, que basa sus deducciones en su inteligencia y las analogías con hechos cotidianos de los que ha sido testigo en su pueblo, St. Mary Mead. De esta manera, siempre logra llegar a la verdad, pese a los problemas que pueda encontrar por el camino. Todas las novelas en las que aparece esta curiosa mujer son siempre interesantes, amenas y divertidas, particularmente al ofrecer una detective diferente y con una metodología muy personal.