lunes, 15 de julio de 2013

Verano, hacia el extranjero y más allá

Los idiomas son esa gran barrera que puede suponer una importante limitación a nivel personal, profesional y de ocio. El carecer de conocimientos en, al menos un segundo idioma, puede llevar a situaciones frustrantes, coartando las opciones disponibles para buscar empleo, establecer relaciones interpersonales y ampliar tus horizontes a nivel cultural y de ocio. Porque, seamos sinceros, el ocio alternativo y de cultura friki en España resulta, en muchos aspectos, frustrante. La cerrilidad de las grandes editoriales en cuanto a que material de fuera se edita aquí, los elevados precios que limitan las posibilidades de comprar libros, comics, juegos y otros materiales para el ocio, los prejuicios obsoletos que perjudican a formas de ocio diferentes... A causa de estos y otros factores, acabas, tarde o temprano, acudiendo a material en otros idiomas, y visitando tiendas on-line de otros países para consultar precios (más bajos) y los costes en gastos de envío (muy altos al ser envío internacional). De manera que acaba siendo frustrante el encontrarte limitado por la falta de ofertas que encontramos en España y más frustrante todavía resulta el hallarte con material muy bueno, muy interesante, al que no puedes acceder a causa de que está en un idioma que desconoces.

También tenemos la cuestión de los viajes referenciales. Muchas veces existe ese anhelo de viajar a un determinado lugar o ciudad, que por su oferta cultural, por sus atractivos turísticos o por por sus conexiones con tus aficiones particulares se convierte en un destino buscado. Sí, existen muchísimas razones para visitar Londres, pero, ¿y que tal recorrer las calles donde actuó Jack el Destripador? ¿Seguimos la ruta que hace el Dr. Gull en "From Hell"? Crucemos el océano. En la costa oeste de USA tenemos dos ciudades emblemáticas para los aficionados al horror: Baltimore, donde seguir la pista de Edgar Allan Poe y Providence, donde vivió y murió H.P. Lovecraft. Y si vas un poco más al norte, en el estado de Maine es donde vive Stephen King.

Y ya que hablamos de terror y las aficiones particulares, como jugador de rol y seguidor incondicional de H.P. Lovecraft, me encanta el juego de rol de La Llamada de Cthulhu, y sin embargo, veo con horror y desesperación como Chaosium, la editorial americana, edita y reedita magníficos suplementos para el juego que aquí no ven la luz y que, por lo tanto, sólo puedo acceder a ellos en inglés y a través de distribuidores que sirvan dicho material, doble frustración.

Por ello, el verano es un momento idóneo para desempolvar las viejas neuronas y aprovechar para estudiar idiomas. Y, sin duda, las mejores opciones para desarrollar y aprender nuevas habilidades lingüisticas sea viajar al extranjero, para, sumidos en un entorno en el que se habla un idioma diferente, podamos maximizar nuestra experiencia estudiantil.