lunes, 22 de julio de 2013

Alternativas de Turismo Rural: Grupos pequeños

Como ya he comentado anteriormente en este blog, el verano es una época ideal para organizar actividades al aire libre, viajar y buscar alternativas a la rutina cotidiana. Frente al turismo de sol y playa, un gran clásico de este país, se alza como opción interesante para desconectar de la ajetreada vida urbanita el decantarse por el turismo rural. Casas rurales, villas y aldeas acondicionadas para recibir a grupos de turistas que deseen relajarse en la paz del campo, paisajes idílicos, calma y tranquilidad, incluso existe la posibilidad de realizar algunas actividades deportivas para los que prefieran la opción del turismo deportivo y de aventura. Sin embargo, muchas de estas opciones están dirigidos a grupos relativamente numerosos, lo que está muy bien si pretendes realizar una escapada con una gran cantidad de amigos, o planeas hacer un retiro con un colectivo. Esta opción siempre es interesante cuando quieres hacer unas jornadas de convivencia con una o varias asociaciones para unir fuerzas y estrechar lazos de amistad. De cara a reforzar la colaboración y organizar futuros actos y eventos, supone un aspecto muy positivo, además de una forma de divertirse juntos y disfrutar de aficiones comunes y actividades en grupo.

Sin embargo, no siempre esto resulta factible. Existen muchas razones por las que no puede resultar posible el reunir un grupo grande para un retiro de estas características, puede que incluso, en lugar de montar un evento de semejantes características, en realidad busques algo más comedido, más reducido y fácil de manejar, sin desaprovechar las posibilidades del turismo rural. Tal vez prefieras una salida con los amigos más íntimos, o con la familia sin montar algo espectacular, un pequeño retiro con los más allegados o,
simplemente, una forma de organizar y jugar esa campaña de un juego de rol que lleváis tiempo planeando y/o jugando, pero que, por una razón u otra, siempre acabáis aplazando, o limitando el tiempo de las sesiones de juego, o teniendo que hacer frente a contratiempos que os dificultan la continuidad. Por ello, un retiro a una casa rural, sin molestias, rodeados del campo, aislados del mundanal ruido, puede ser la opción perfecta para comenzar la campaña o avanzar con ella. ¿Y si en lugar de una campaña de rol es de un juego de estrategia o algún wargame? El resultado es el mismo. Carga tus maletas y las de tus compañeros de juego, prepara el material que necesites y lánzate con tus jugadores. Porque, seamos sinceros, todos, en algún momento u otro nos hemos visto con mil y una dificultades para poder jugar con una mínima continuidad. Y en este tipo de situaciones, no tratas con un grupo de 10+ personas. Si juegas una campaña de un wargame o juego de estrategia a pequeña escala o si se trata de un partida de rol, seguramente no seáis más de 5-6 jugadores (y el que venga a decirme que en una partida de rol un grupo de más de 5 + director de juego es manejable y cómodo, que se lo piense dos veces). Pero, ¿qué hacer? Porque te hallas en esa disyuntiva: quiero organizar para mí y mi grupo de jugadores habitual un pequeño retiro de turismo rural, pero, al ser pocos no podemos permitirnos los precios de las casas para grandes grupos. ¿Quiere decir eso que no podemos optar por esa opción? En casos como este, es cuando hay que profundizar en la búsqueda para hallar esos lugares que, dentro de la oferta del turismo rural, están habilitados para grupos más pequeños y que te dan la opción de llevar a cabo tus planes sin que tengas que replantearlo todo y buscar alternativas que no acaben de coincidir con lo que tenías en mente.

Casa Niña María es una opción ideal para estas condiciones ya descritas. Se trata de una casa de una planta con buhardilla y sótano, en una urbanización sita a orillas del lago de Valmayor, al noroeste de Madrid, concretamente a unos 40 Km. de la capital, y a 10 Km. del Monasterio de El Escorial, enclavada en una zona de gran belleza paisajística y con interesantes opciones de visitas culturales y gastronómicas. La casa ofrece servicios de Bed & Breakfast a pequeños grupos, ya que dispone de tres dormitorios dobles. El entorno combina la tranquilidad y aislamiento de una casa rural con la posibilidad de practicar diversos deportes acuáticos en el vecino lago o dar largas caminatas. Además, por su emplazamiento ofrece una rápida conexión con Madrid, Segovia y Toledo, lo que ofrece un amplio catálogo de visitas culturales y conexión con grandes ciudades en donde cubrir cualquier necesidad que pueda surgir.