martes, 30 de julio de 2013

Ocio, trabajo y turismo rural

En otras ocasiones ya he hablado sobre las ventajas del turismo rural y la disponibilidad de ofertas del mismo en España. Ciertamente es una opción muy interesante para alejarse del bullicio de los grandes centros turísticos y las abarrotadas playas. También es una alternativa para grupos grandes o pequeños, ya sea para una escapada de fin de semana o estancias de mayor duración. En esta ocasión permítase me profundizar más en el concepto de turismo rural y lo que implica, así como las posibilidades que da, no sólo para las tradicionales escapadas, rutas, retiros, etc. Pero empecemos con lo básico: ¿Qué es el turismo y el turismo rural?

Según la Organización Mundial del Turismo, el turismo comprende las actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual, por un período consecutivo inferior a un año y mayor a un día, con fines de ocio, por negocios o por otros motivos.

El Turismo Rural es una actividad turística que se desarrolla en áreas rurales con familias,cooperativas, asociaciones de desarrollo comunal, grupos étnicos o indígenas y otras organizaciones de tipo colectivo que manejan la actividad turística planificando, gestionando y cuidando los recursos naturales, culturales e históricos que sirven de atractivo en sus territorios. Los ingresos que se generan de la venta de productos y servicios se distribuyen entre la misma comunidad, conformando una modalidad de turismo más equitativa social y económica de la localidad.

El turismo rural es una actividad turística que se realiza en un espacio rural, habitualmente en pequeñas localidades (menores a los 1.000 o 2.000 habitantes) o fuera del casco urbano en localidades de mayor tamaño. Las instalaciones suelen ser antiguas masías y caseríos que, una vez rehabilitados, reformados y adaptados, suelen estar regentados familiarmente, ofreciendo un servicio de calidad, en ocasiones por los mismos propietarios.

Aunque en España el turismo rural es un sector turístico relativamente reciente, existe una amplia variedad de ofertas y alojamientos para los interesados en el mismo. Los más habituales suelen ser:
  • Casas rurales. Un edificio donde existen distintas habitaciones con elementos comunes como son los baños, el salón y la cocina. Con cierta frecuencia se suele compartir con los propietarios, aunque disponen de una zona privada. En el caso de que vivan los propietarios, se suele alquilar por habitaciones (tipo hotel, con servicios alimenticios) o completa (casa de alquiler completo) para grupos.
  • Albergues. De diferentes tipos; rurales, juveniles, de peregrinos, etc. Se trata de un tipo de alojamiento más económico destinado a un perfil de población más joven donde generalmente se cuenta con una menor intimidad ya que las habitaciones suelen ser de más de tres personas.
  • Hoteles rurales. También se pueden denominar como posadas rurales, o alguna de las denominaciones comerciales de las distintas comarcas o regiones de España, y suelen ser alojamientos de mayor tamaño, con un número reducido de habitaciones (habitualmente entre 4 y 10, sólo se limita en algunas Comunidades Autónomas) y que cuentan con restaurante, y servicio diario de limpieza de las habitaciones. El funcionamiento es similar al de un hotel convencional, pero con las limitaciones de su tamaño.
  • Centros de turismo rural. Habitualmente corresponde a un pequeño complejo donde se cuenta con alojamiento (posiblemente con distintas fórmulas), restaurante, e instalaciones, material y monitores para la práctica de actividades en la naturaleza.
Las casas rurales y albergues van destinadas a aquellos que busquen el retiro y el descanso en el campo, disfrutando de la tranquilidad del mismo, y según el número de participantes optarán por un lugar con mayor o menor número de plazas y según su economía, se encaminarán más hacia los albergues o hacia las distintas posibilidades que ofrecen las casas rurales.

Pero el turismo rural ofrece también destinos y alojamientos orientados para muchas más opciones. Celebraciones, eventos, reuniones de trabajo, todo ello perfectamente compatible con las ventajas del entorno rural. Excelentes formas de organizar reuniones de trabajo y eventos en un entorno alternativo a los consabidos hoteles urbanos en los que al salir te espera el ruido de la ciudad y el tráfico. ¿Quieres organizar un torneo a nivel nacional, unas jornadas de convivencia y trabajo entre asociaciones de rol, estrategia y demás formas de ocio alternativo, dar un impulso a tus proyectos y promocionar tus nuevas ideas para ese juego de estrategia que va a dejar huella o esas nueva gama de miniaturas que dejará pasmados a tus futuros clientes? Para todo esto siempre es una buena idea tener en cuenta el turismo rural, una forma en la que aprovechar ese cambio de entorno de trabajo para crear una atmósfera propicia. Se trata de sorprender, presentar un cambio radical en el ambiente y proporcionar un nuevo marco de referencia y de trabajo. Es la mejor forma de demostrar que quieres romper con lo establecido para buscar nuevos enfoques, nuevas formas de hacer las cosas.

Para ello, la Finca El Rancho de la Aldegüela es una excelente opción. Se trata de un complejo hostelero creado en torno a una finca agrícola del siglo XVII. Sita en el pueblo de Torrecaballeros, próximo a Segovia, ofrece un entorno idóneo y unas instalaciones adaptadas a las necesidades del visitante. Con opciones de hospedaje, varios comedores, salones preparados para reuniones de trabajo y celebraciones, así como interesantes ofertas que incluyen la gastronomía de la zona para deleite de propios y extraños. Sin duda, un lugar a tener en cuenta para combinar el ocio y el trabajo, las escapadas y las celebraciones.