martes, 23 de julio de 2013

Books from the Crypt #26: Vencer al dragón

Título: Vencer al dragón
Título original: Dragonsbane
Autor: Barbara Hambly
Año: 1985
Género: Fantasía
Sinopsis:
El inocente y confiado Gareth se interna en las Tierras de Invierno en busca de un vencedor de Dragones armado solo con sus conocimiento de las antiguas baladas.
John Aversin, Señor de Alyn y antiguo vencedor de dragones es tan diferente a la figura de las baladas como diferentes pueden ser la fantasía y la realidad.
Jenny Waynest su compañera es una hechicera dividida entre el amor a John y su necesidad de conocimientos para aumentar sus modestos poderes.
La necesidad de Gareth es el dragón Morkeleb el Negro, que ha ocupado la Gruta de Ylferdun expulsando los gnomos de ella y apropiándose de su oro.
La de John es la crudeza de las tierras de invierno que, sin la ayuda que puede ofrecerle el rey, le va arrebatando su hogar poco a poco.
A Jenny le obsesiona la falta del poder que todo mago desea poseer.
La solución a sus mutuos problemas parece pasar por Vencer al Dragón, y superar las intrigas de la aparentemente poderosa maga Zyerne, la amante del rey. Pero esta, será una tarea que pondrá a prueba la imperiosa necesidad de superarse a sí mismos y les hará ser conscientes de cuál es la diferencia entre el amor y la posesión.

Crítica:
Aunque el planteamiento básico de la trama, un campeón enviado para derrotar a un dragón que asola la región, sea un cliché arquetípico del género fantástico, Barbara Hambly va mucho más allá con esta novela. Escrita durante un periodo en el que la gran parte de autores se dedicaba a escribir pastiches tolkienianos con el trasfondo del eterno y maniqueo conflicto entre el bien y el mal, Hambly decidió romper con la norma establecida y escribir una novela orientada a un público adulto, alejándose de las convenciones que dirigían el género fantástico a un sector infantil-juvenil.

Con unos personajes que no son meros arquetipos, sino que tienen personalidad, que enganchan al lector por su profundidad y sus actos, Hambly desarrolla una trama en la que la ácida ironía se deja ver para corroer una trama tan arquetípica, cuya base es tan antigua como la leyenda de San Jorge, para desarrollar un argumento mucho más intenso e interesante. Pues el dragón, además de ser una amenaza real y presente, es, también, un símbolo del conflicto interno que acecha a cada uno de los protagonistas. De esta manera, la lucha contra la bestia se convierte en un enfrentamiento contra sí mismos, un viaje iniciático y de auto descubrimiento en el que deberán afrontar sus miedos, esperanzas y ambiciones para lograr alzarse con la victoria.

Pero los personajes no son lo único de este entramado que clama por la atención del lector. El entorno en que se mueven, una región desolada y empobrecida, un país al borde de la guerra civil, una corte decadente cuyos hilos maneja una hechicera corrompida por su ambición desmedida, forman un telón de fondo para los protagonistas y una parte importante de la trama. La corrupción, el abuso de poder, las intrigas cortesanas, los prejuicios, forman una intrincada red que sirve como apoyo y complemento a la historia.

Vencer al dragón no es una novela orientada a los que busquen una clásica historia de héroes luminosos y héroicos y villanos oscuros de opereta, no es para el que se sólo quiera una repetición de los mismos arquetipos y cliches que forman el estereotipo del género fantástico. Esta novela va mucho más allá y no se deja encasillar por estos. Va destinada a un público adulto, que busque tramas más elaboradas, personajes que no sean meros arquetipos y reflexiones sobre temas más profundos entretejidos en el argumento. Una excelente novela que cumple su cometido, que satisface al lector que va más allá y deja saciados los apetitos de una fantasía que no se estanque.