martes, 17 de enero de 2012

The Lost Vikings

The Lost Vikings es un juego de plataformas desarrollado por Blizzard en 1992. El juego se presentaba como un plataformas clásico, aunque implementaba algunas novedades interesantes y un curioso argumento que lo hacían original y atrayente para el público. La principal atracción del juego era el hecho de tener que manejar a los tres personajes, en lugar de lo que sucedía normalmente, en la que solo usabas a uno solo. Además, cada uno de los vikingos disponía de habilidades únicas que era necesario combinar para ir superando los desafíos que presentaban los diferentes niveles. Aunque el juego se presentó originalmente para NES de mano de Interplay, su éxito provocó que un año más tarde aparecieran versiones para Amiga, Amiga CD32, PC y MegaDrive, y en 2003 apareció su última versión, la de GameBoy Advance.

Baleog, Olaf y Eric "El Veloz" son tres hermanos que son abducidos por el malvado emperador alienígena Tomator, que pretende montar un zoológico intergaláctico. Pero los tres vikingos logran escapar de sus celdas y acaban perdidos en el tiempo, tratando de encontrar la forma de regresar a su hogar. Para ello debemos conseguir que los tres vikingos atraviesen la salida de cada nivel.

Para superar los desafíos que presentan cada nivel hay que combinar las habilidades de los tres personajes. Baleog es un feroz guerrero que usa tanto su espada como su arco y flechas, Olaf hace uso de su escudo para retener a los enemigos y para planear cuando cae de grandes alturas. Tambien puede ser usado como plataforma para Eric, cuyas botas le ayudan a saltar y tambien puede tomar carrerilla para embestir muros o enemigos. Además de estas habilidades que deben ser combinadas para ir superando los desafíos, también hay botones, interruptores, palancas y ascensores que pueden ser usados por cualquiera de los tres vikingos.

El juego nos hace recorrer 6 mundos, cada uno con escenarios, desafíos y enemigos propios.:
  • Nave de Tomator. Es el primer mundo. Los vikingos acaban de escapar de ser abducidos y tratan de escapar de la nave.
  • Prehistoria. Primera parada de los vikingos perdidos, donde tendrán que enfrentarse a dinosaurios y cavernícolas.
  • Antiguo Egipto. El desierto y las pirámides serán el siguiente escenario a recorrer. Los escorpiones y las momias no se lo pondrán nada fácil.
  • La Gran Fábrica. Bienvenidos a la era industrial. Cintas transportadoras, electorimanes y demás artilugios mecánicos les haran la vida imposible a nuestros héroes.
  • El Mundo Absurdo. Nada tiene sentido en este lugar incoherente y lleno de dulces y chocolates.
  • Nave de Tomator. Regreso a la nave para luchar contra el malvado Tomator y así poder regresar finalmente a su hogar.

La dificultad de los niveles es creciente a medida que avanzamos por los diferentes mundos, con desafíos que requieren usar la lógica para encontrar la respuesta. Sin embargo, un diseño original y simpático de los escenarios, protagonistas y antagonistas, así como su sencilla jugabilidad, hicieron de este juego un éxito muy adictivo.

Tras el éxito de este juego y la aparición de sus versiones para otras plataformas, Blizzard publicó en 2004 Lost Vikings II. En esta secuela, aparecían dos nuevos personajes y los vikingos estaban equipados con armas de alta tecnología (espada y arco laser, botas cohete y escudo de alta resistencia). Sin embargo, aunque no hubo posteriores continuaciones de la saga, los vikingos han tenido sus cameos en juegos como Rock N' Roll Racing y World of Warcraft. En este último juego se los puede encontrar en la mazmorra de Uldaman.