martes, 23 de septiembre de 2014

Polaris


Momentos congelados en el fluir del tiempo

Érase una vez, en el norte más extremo, el más grandioso pueblo que el mundo haya conocido jamás. No podemos saber cómo fueron, pero podemos comprenderlos a través de su muerte, como nieve derritiéndose bajo el sol.

Ese pueblo desapareció, destruido tal y como el tiempo destruye todas las cosas bellas. Todo lo que queda son esos momentos que llamamos recuerdos, momentos congelados en el fluir del tiempo.

Contempla...

Polaris es un juego de rol sobre el ocaso de un pueblo, sobre cómo sus bravos caballeros se enfrentaron a los Errados y al sol mientras aquellos a quienes defendían se ahogaban en su propia suficiencia. Es un juego sobre el deber y el hastío. Un juego sobre la putrefacción de las cosas hermosas.

Polaris no tiene director de juego. La autoridad de la narración baila entre los jugadores de forma organizada y permite que estos negocien los hechos que marcarán a sus caballeros mediante un sencillo sistema de temas y frases clave.

En Polaris, toda una historia ocupa entre 12 y 40 horas de juego, divididas entre 3 y 8 sesiones.


Por qué deberías jugarlo
  • Tu caballero pasará grandes penurias y tendrá como fin la corrupción y la muerte. Si te gusta que tu personaje sufra y muera te gustará Polaris.
  • Si quieres jugar a un juego de rol donde puedas decir lo que quieras y, mientras estés dispuesto a pagar el precio, suceda, te gustará Polaris.
  • Si te gusta desarrollar historias y personajes, consensuando y negociando con el resto de jugadores, te gustará Polaris.
Por qué no deberías jugarlo
  • Tu caballero será traicionado por su pueblo, muriendo solo y olvidado. Si no te gusta perder, no te gustará Polaris.
  • Esgrimirás los más grandes poderes del cosmos contra los mayores poderes del infierno. Si no te gustan los personajes poderosos, no te gustará Polaris.
  • Los personajes morirán dejando asuntos pendientes, incapaces de completar sus tareas. Si esto no te gusta, no te gustará Polaris.
  • Un jugador capaz de improvisar tendrá ventaja sobre otros que no sean capaces de hacerlo. Si no te gustan los juegos que recompensen el pensamiento creativo, no te gustará Polaris.

Polaris es un juego de rol de la editorial conBarba que se desarrolla en un reino ya extinto situado en el lejano norte. Se trata de un juego con una estructura narrativa que requiere poca preparación previa más allá de la creación de los personajes jugadores y que narra los hechos que ocurren durante la decadencia del reino mítico de Polaris y que anteceden a su caída y olvido.

Este juego tiene un claro tono dramático y trágico, con una gran melancolía que podría verse como una versión dramática de la saga de Elric de Melniboné de Michael Moorcok o el trágico relato "Polaris"de H.P. Lovecraft en el que se relata la caída del reino de Lomar en las Tierras del Sueño.

Estructurado de forma puramente narrativa, Polaris carece de director de juego, por lo que los jugadores se van turnando para tomar las riendas de la sesión, contando cada uno una parte de la historia de la caída en desgracia y trágico final de su personaje. Sí, no hay que llevarse a engaños, todos los personajes van a morir, de forma trágica, tras vivir una dramática historia llena de pérdida y dolor, pues su mundo está condenado y su existencia conduce automáticamente a la oscuridad y la traición a su pueblo. Aquí no hay finales felices, héroes épicos que logran derrotar al mal de forma definitiva ni apasionados romances que acaban comiendo perdices para siempre. Polaris trata sobre el drama y la caída, sobre un reino condenado y unos personajes que intentan, sin éxito, salvarlo.

Cada sesión se estructura en una serie de narraciones conducidas por cada jugador. Cuando le llega su turno, cada jugador comienza a narrar su historia, en la que su personaje es el protagonista, pero en la que pueden intervenir y aparecer los personajes de otros jugadores, así como otros personajes no jugadores (pnj's), sobre cuyas acciones podrán intervenir otros jugadores. Cuando acabe de contar su tramo de la historia, cederá el turno a otro jugador y el ciclo se repite hasta que todos hallan hablado o no tengan nada más que añadir, momento en que se cierra la sesión. Para este tipo de estructura narrativa, el juego tiene una sencilla mecánica en la que se asignan los pnj's a los demás jugadores para que no sean simples espectadores y también puedan participar de la narración mientras aguardan su turno. El juego está optimizado para partidas de cuatro jugadores, aunque incluye un apéndice en el que se explica como jugar con más o menos jugadores.

Es un juego interesante, con una mecánica muy sencilla y una estructura narrativa muy fluida. Pero requiere jugadores que estén concienciados sobre el tipo de historias que se van a jugar, que no busquen jugar con personajes invencibles que siempre saldrán con éxito y que estén dispuestos a perder. Si se consigue reunir un grupo que acepte las condiciones que requiere Polaris, pueden surgir magníficas historias de tragedia y caída, pues de eso trata el juego.