martes, 16 de septiembre de 2014

3:16 Masacre en la Galaxia

3:16 es un premiado juego de rol de Masacre en la Galaxia en el que interpretaréis a un pelotón de soldados que van por todo el Cosmos masacrando civilizaciones alegremente.
  • Sistema de juego sencillo y elegante.
  • Requiere muy poca preparación para empezar.
  • Juego completo en un solo libro.
  • Diseñado para jugar campañas.
Este electrizante juego de rol de ciencia ficción pone a vuestros soldados espaciales a matar bichos por todo el Cosmos. Podrás ascender de rango, mejorar tus armas, masacrar una civilización tras otra y descubrir quién eres mediante la innovadora mecánica de juego de los «Flashbacks».
Descubre adónde os lleva a tus amigos y a ti vuestro deber dentro del 3:16º Cuerpo de Expediciones y únete al plan de Terra de matar todo ser vivo del Universo para proteger nuestro mundo natal. Diviértete con la alegre matanza y disfruta de una campaña de Masacre en la Galaxia.

Tres Dieciséis: Masacre en la Galaxia es un juego de la editorial conBarba en la que los jugadores adoptan el papel de soldados de la 16ª Brigada del 3º Ejercito del Cuerpo de Expediciones. Ambientado en un lejano futuro en el que la humanidad a avanzado hasta el nivel de tener un gobierno global anclado en la paz y con un desarrollo médico-científico que ha extendido la longevidad hasta alcanzar prácticamente la inmortalidad y mejorado las condiciones de vida hasta el punto de que el planeta está superpoblado y hay un estricto control de la natalidad. En este lejano y, posiblemente, utópico futuro, se crea el Cuerpo de Expediciones para explorar la galaxia y destruir cualquier forma de vida alienígena que pueda suponer una amenaza presente o futura para la humanidad y Terra. De paso, todos aquellos para los que la vida se haya vuelto una pesada carga y cuya única solución sean las cabinas de suicidio, obtienen una alternativa más provechosa: unirse al Cuerpo de Expediciones para liberar su rabia y frustración y hacer que su muerte sea provechosa para la humanidad.

Bajo esta premisa, y utilizando un sistema de juego basado en dados de 10 y 6 caras extremadamente sencillo, sutil y manejable, los jugadores encarnan a soldados embarcados en una cruzada de genocidio a escala galáctica. Pero 3:16 no es el típico juego en que la acción prima sobre los demás aspectos, aunque supone una parte importante del mismo. Gregor Hutton, su creador, apunta como fuentes para la ambientación y el estilo 2000 AD, Warhammer 40.000, Starship Troopers, Aliens y Halo Jones, además de libros y blogs militares sobre la guerra de Iraq. Por mi parte podría añadir, como otras fuentes de inspiración para jugar a 3:16 los videojuegos Starcraft, Halo y Gears of Wars y la saga de novelas de Ender de Orson Scott Card. No hay que olvidar que se trata de un juego de mucha acción, en la que un pequeño grupo de soldados equipados con una armadura potenciada y una diversa variedad de armas son capaces de aniquilar alienígenas a decenas, por lo que las misiones tendrán muchos combates que se pueden convertir en auténticas masacres. Pero por encima de todo, y puesto que un juego que sólo se base en eso postula más para el campo de los juegos de tablero y de miniaturas, 3:16 trata sobre soldados, sobre los hombres y mujeres que bajan a un planeta para luchar contra la especie alienígena dominante.

Los soldados se crean de cero, con una escala de rangos y sin mucha preparación previa, tan sólo rellenar los datos básicos y empezar a luchar. No hay que preocuparse por la historia y la personalidad, pues estos aspectos se irán definiendo a lo largo de la partida y de la campaña mediante el sistema de "Flashbacks", que, en medio de un combate, permiten al jugador tener un recuerdo del pasado que le ayude a formar su historia y personalidad, otorgándole motivaciones que usar como "comodines" para solventar situaciones apuradas.

Sin embargo, jugar este juego como una simple sucesión de batallas en diversos mundos, pese a ser ese el leitmotiv básico del mismo, es desaprovechar todo el potencial del juego. Por supuesto que hay que divertirse disparando contra todo bicho viviente, conseguir ascensos y mejorar las armas para incrementar su potencial destructivo, para eso está este juego. Pero no hay que olvidar que en toda guerra, por absurda o extraña que resulte, siempre hay una historia detrás. ¿Por qué los jugadores han decidido abandonar Terra? ¿Qué sucedería si alcanzaran una posición en la jerarquía militar que les permitiese ordenar a las naves bajo su mando regresar a Terra? ¿Es posible que se desarrolle una historia de traición y conspiraciones para hacerse con el control del 3:16? ¿Esas ruinas y rastros hallados en diversos planetas son señales de una antigua civilización alienígena que se extinguió? ¿Qué importancia puede tener para el 3:16? ¿Y si esa civilización aun existe en algún lugar de la galaxia? Estos y muchos más interrogantes pueden servir como base para ambientar y desarrollar campañas en este juego, enriqueciendo las partidas con un trasfondo que puede desarrollarse de un planeta a otro. A medida que los jugadores progresan, mejoran sus armas y suben por el escalafón militar, estas ideas pueden ir desarrollándose, apareciendo, cruzándose con otras, para organizar una rica ambientación y un entramado de motivaciones y planes que conviertan un asalto planetario en una pieza clave del desarrollo de los jugadores.