martes, 9 de septiembre de 2014

Mal Gusto (1987)

Título: Mal Gusto
Título original: Bad Taste
País: Nueva Zelanda
Productora: WingNut Films / New Zealand Film Commission
Director: Peter Jackson
Guión: Peter Jackson
Reparto: Terry Potter, Pete O'Herne, Craig Smith, Mike Minett, Peter Jackson, Doug Wren

Sinopsis:
Una pequeña ciudad costera aparece completamente desierta: sus habitantes han sido secuestrados por un grupo de aliens en busca de carne humana para las hamburguesas de un fast-food intergaláctico. No obstante, un cuerpo de agentes especiales se enfrentará a los extraterrestres. (FILMAFFINITY)

Crítica:
Mal Gusto es la primera película que dirigió Peter Jackson. Este neozelandes a quien el gran público ha conocido gracias a sus versiones de King Kong (2005) y las super producciones de la trilogía de El Señor de los Anillos y la trilogía de El Hobbit, comenzó como un humilde director de cine gore con esta ópera prima. Rodada con escaso presupuesto y con la ayuda financiera de la New Zealand Film Commission, la película tardó cuatro años en estar lista, debido a que todo el reparto y el escaso equipo de rodaje eran Peter Jackson, sus amigos y vecinos, de manera que sólo podían filmar durante su tiempo libre y cuando podían reunirse todos.

Jackson tenía claro que, con los escasos medios de los que disponían, no podían hacer una gran obra, y se decantó por el absurdo y la comedia gore con un toque de ciencia-ficción al introducir la trama de la invasión alienígena. La trama es floja, los efectos especiales de bajo coste, los actores son aficionados y la película es un despropósito desde el principio hasta el final. No hay que dejarse engañar: el film es malo, muy malo, pero está hecho con simpatía y el exceso y desparrame son antológicos. A medida que se va desarrollando la trama, la situaciones se vuelven cada vez más absurdas, con escenas desquiciadas y de exceso gore. Sin embargo, la película, pese al bajo nivel que tiene, engancha al espectador que no puede dejar de verla hasta el apoteósico final.

Mal Gusto es una película hecha con un presupuesto muy bajo, rodada por un puñado de amigos, hecha para que el espectador se encuentre ante una mezcla de comedia y terror con sus toques de gore. Es un film hecho para reírse y disfrutar, hecha con ganas para hacer honor a su título. Por ello, no hay que llevarse a engaño, resulta chocante, controvertida, estrambótica y excesiva, por lo que hay que estar preparado para lo que se va a ver y, simplemente, disfrutar del espectáculo.