jueves, 12 de septiembre de 2013

Books from the Crypt #32: El juego de Ender

Título: El juego de Ender
Título original: Ender's Game
Autor: Orson Scott Card
Año: 1977
Género: Ciencia-Ficción
Sinopsis:
La Tierra se ve amenazada por los insectores, una raza extraterrestre completamente ajena a los humanos, a los que pretende destruir. Para vencer a los insectores es necesario un nuevo tipo de genio militar, y por ello se ha permitido el nacimiento de Ender, quien en cierta forma constituye una anomalía viviente: es el tercer hijo de una pareja en un mundo que ha limitado estrictamente a dos el número de descendientes. El niño Ender deberá aprender todo lo relativo a la guerra en los videojuegos y en los peligrosos ensayos de batallas que realiza con sus compañeros. A la habilidad en el tratamiento de las emociones, ya característica de Orson Scott Card, se une en este libro el interés por el empleo de las simulaciones de ordenador y juegos de fantasía en la formación militar, estratégica y psicológica del protagonista.

Crítica:
Orson Scott Card nunca ha sido uno de mis escritores de ciencia-ficción favoritos, personalmente me decanto más por autores como Robert Heinlein o Robert Silverberg. Sin embargo, El juego de Ender es una novela que sorprende y engancha desde el principio. Estructurada en torno al cliché del entrenamiento de un cadete espacial, tema tratado con maestría en la distópica Tropas del Espacio (Starship Troopers) de Heinlein, Card lleva el tema un paso más allá, ya que muestra un curioso adiestramiento en el que se emplean ordenadores y videojuegos para incentivar el desarrollo de las capacidades tácticas y estratégicas del soldado, su iniciativa y capacidad de reacción ante desafíos inesperados. De esta forma se obtiene un nuevo tipo de formación militar en la que el propio soldado puede ser testigo de sus progresos a través de sus puntuaciones y avances en el juego.

Sin embargo, esta no es la única novedad que aporta Card, ya que se adentra también en el espinoso tema de los niños soldado. No hay que olvidar que la novela se desarrolla durante seis años de la vida de su protagonista, Ender Wiggins, quien, al comenzar la novela tiene tan sólo 6 años, cumpliendo los 12 al llegar al desenlace de la misma. Pero Ender no es el único niño, pues todos los cadetes que se forman junto a el en la Escuela de Batalla, la academia de oficiales de la Flota Internacional (F.I.), son niños que entran en ese rango de edades. ¿Hasta que punto es lícito arrancar a un niño de su familia para hacerle perder su infancia y convertirlo en un adulto para que luche en una guerra? Pero estos no son niños soldados comunes y corrientes, representan la última esperanza de la humanidad en su lucha contra los Insectores, la raza alienígena que ha realizado ya dos conatos de invasión y, si se alza con la victoria, puede exterminar a toda la raza humana. ¿Justifica esto el destruir la infancia de un grupo de niños? ¿Someter a Ender a todo tipo de presiones psicológicas, aislarlo y atormentarlo para convertirlo en el mejor estratega y líder militar que ha tenido la humanidad desde el legendario Mazer Rackham, vencedor de la Segunda Invasión de los Insectores? Pues resulta fácil olvidar que los protagonistas de la novela son niños, involucrados en una formación militar que les viene grande, pero obligados a comportarse como adultos, dejar atrás su infancia y convertirse en los oficiales que la humanidad necesita para sobrevivir.

La forma en que Orson Scott Card juega con los sentimientos de los protagonistas, nos muestra sus emociones, reacciones, pensamientos, su forma de responder ante las cada vez más difíciles situaciones que les plantean, revela una trama elaborada con sumo atención a los detalles. La novela resulta absorbente y adictiva desde la primera página, en la que conoces por primera vez al joven Ender Wiggins, de manera que te engancha y te hace leerla sin parar, descubriendo los avances y vivencias de su protagonista, las pruebas que tiene que superar y como evoluciona, odiando en que se puede convertir y tratando de sobrevivir a todo el duro entrenamiento al que es sometido.

El juego de Ender es una excelente apuesta por la literatura de ciencia-ficción, una trama desarrollada con maestría y unos personajes que se muestran llenos de vida y dispuestos a evolucionar y adaptarse a las situaciones que se les presentan. Es una lectura altamente recomendable, una interesante opción que no deja indiferente.