viernes, 9 de agosto de 2013

Eventos y Ceremonias: Una historia de las celebraciones

¿Qué es un evento? Hasta 1973, la Real Academia de la Lengua Española (RAE) dictaba el siguiente significado en su diccionario: Eventualidad, hecho imprevisto, o que puede acaecer. Sin embargo, esta definición, aunque correcta y perfectamente válida, no es la única que se puede aplicar a dicho vocablo. Por ello, y a causa del auge de la industria de los eventos y a la aparición y desarrollo de múltiples empresas dedicadas a este tipo de actividades, tuvo que ampliar su significado, añadiendo la siguiente definición: Suceso importante y programado, de índole social, académica, artística o deportiva.

De la misma se desprende que un evento puede pertenecer a una de las siguientes categorías:
  • Social. Los eventos sociales son aquellas reuniones cuyo fin y objetivo es la de permitir la socialización entre un número indeterminado de individuos que celebran o festejan para compartir momentos juntos y hacer vida en común. Se trata de los eventos de origen más antiguo.
  • Comercial. Como evolución de los eventos sociales y la reunión de personas, surgieron las oportunidades comerciales en los mismos, derivando en la aparición de los primeros eventos comerciales. Los primeros eventos de estas características comenzaron a celebrarse en plazas públicas y recintos destinados a tal efecto, siendo originalmente mercados y ferias donde exhibir y vender productos.
  • Cultural. Los eventos culturales surgen como medio de publicitar obras
    científicas, artísticas o literarias, así como el intercambio de ideas y conocimientos durante una reunión. El origen de este tipo de eventos puede rastrearse hasta la Grecia antigua con los discursos y enseñanzas de los filósofos en el ágora. Incluso en la Biblia encontramos un interesante ejemplo de evento cultural, cuando los filósofos estoicos y epicúreos llevan a Pablo de Tarso al Aerópago para que desde allí explique sus "enseñanzas extranjeras" (Hechos 17:18-34).
  • Deportivos. Son eventos donde se realizan demostraciones y competiciones deportivas donde se pone a prueba las destrezas de los atletas. Este tipo de eventos no incluye presentaciones de marcas y productos relacionados con los deportes, ya que para considerarse un evento deportivo, es imprescindible que se ponga a prueba la destreza del deportista.
El origen de los eventos puede rastrearse hasta Tyre, una ciudad fenicia del Mediterráneo (según los documentos bíblicos de Ezequiel) pero fue en Delfos, una ciudad de la antigua Grecia, que se comenzaron a celebrar las primeras ferias. Éstas contaban con una frecuencia anual y surgieron de un modo espontáneo generado por la necesidad o ley natural de unir “la oferta” con “la demanda”, además de la necesidad de conectarse entre individuos.

Relacionada con la historia antigua de los eventos se halla también la de las celebraciones, ya que su carácter religioso y civil dio lugar a la aparición de eventos, principalmente de tipo social.

El término ceremonia denomina un acto solemne ejecutado según unas normas o ritos establecidos. Viene del latín Caere (condición / Nombre de antigua ciudad etrusca) y Monia / Munus (estado del ser / espectáculo público), que forman el término caeremonia del latín clásico y ceremonia del bajo latín: rito religioso, veneración o reverencia. En su sentido más básico es un ritual.


Las ceremonias aparecieron como consecuencia de la habilidad cognitiva del ser humano, es decir, su capacidad de tener conciencia de sí mismo y de los demás. A causa de esto, el ser humano siempre se ha sentido intrigado por los fenómenos naturales que no comprendía, atribuyéndoles intenciones y propósitos. Las gentes de la Prehistoria y de la Edad Antigua, en su desconocimiento e incomprensión del origen y desarrollo de las lluvias, los relámpagos, el calor, los temblores de tierras, etc., entendieron que debían observar algunas normas con respecto a los mismos, darles un trato especial y diferente, con el objetivo de aplacarlos o atraerlos. De esta forma comenzaron a desarrollar las creencias en entidades superiores dando origen a los primeros movimientos religiosos. La actitud de reverencia hacia los propios fenómenos naturales y los seres que presuntamente los controlaban llevó al desarrollo espontáneo de ceremonias con congraciamiento con ellos.

Las ceremonias, basadas en tradiciones culturales y religiosas, representan actitudes exclusivas hacia determinados acontecimientos, rituales que expresan un cierto grado de respeto hacia algo. Por ello, no tardaron en evolucionar hacia eventos sociales en los que el pueblo se reúne para, en conjunto, socializar, adoptar un carácter de unión a través del rito y respetar una tradición o costumbre. Sirva como ejemplo las bodas, eventos sociales que son tanto religiosas como civiles y que actúan como foco y nexo para la reunión de familiares y amigos en torno a la celebración de la formalización de una relación de pareja mediante el lazo ritual.

La celebración del evento o ceremonia puede realizarse en interiores oexteriores, dependiendo principalmente de las características del mismo. Los eventos en interior normalmente suelen ser ferias de muestras, exposiciones, congresos y acontecimientos deportivos que tengan que celebrarse en un pabellón cubierto. El primero de ellos de la Era Moderna fue la Gran Exhibición de Trabajos Industriales de Todas Las Naciones, la Exposición Universal de 1851 de Londres, para la que se construyó el Cristal Palace, un gigantesco invernadero que se convirtió en símbolo del desarrollo tecnológico de la Revolución Industrial.

Sin embargo, algunos eventos requieren un montaje exterior, ya sea por la multitudinaria asistencia, o bien porque debido a sus particulares características debe ser celebrado en el exterior. Este tipo de eventos suelen ser deportivos y sociales principalmente, y mantienen la tradición del desarrollo al aire libre, mantenida desde la aparición de los primeros eventos. Esta opción es sumamente recomendable siempre que las características del suceso lo permitan y no requieran obligatoriamente un desarrollo bajo techo. ¿Por qué? En primer lugar, los acontecimientos al aire libre, en el exterior, permiten disfrutar del buen tiempo cuando se desarrollan en épocas de bonanza climática, en los que no estar enclaustrado entre cuatro paredes resulta sumamente atractivo. Además, esto permite acceder a recintos de mayor tamaño y más libertad a la hora de planificar y organizar.

Para los eventos celebrados en el exterior, al aire libre, suele ser necesario el uso e instalación de carpas, grandes lonas o toldos que cubren amplios recintos. Con estas se crean zonas a la sombra y protegidas del castigo del sol y los elementos, donde se pueden refugiar los asistentes del calor. La utilidad y versatilidad de las mismas las ha convertido en un elemento característico de los eventos al aire libre, hasta el punto que resulta difícil concebir uno de tales características sin la presencia de una carpa, mayor o menor.

Precisamente, debido a su utilidad, facilidad de instalación y versatilidad, cuando se planifica un evento en exteriores hay que tener en cuenta la posibilidad de instalar una o más carpas, sin importar de que tipo de evento se trate. Para ello, es importante tener en cuenta que existen múltiples empresas dedicadas a esto, es decir, a la instalación y decoración de carpas en eventos de exterior, por lo que permiten dar una solución rápida al interesado en montar una o más de estas. Sin embargo, debido a esto, existe el problema de saber que empresa elegir, en cual confiar y que aporte un servicio eficaz y profesional, ya que los eventos pueden ser un éxito o un fracaso en función de múltiples factores, entre los cuales se incluyen las carpas. Para ello, EV Carpas es una opción a tener en cuenta, una empresa con 14 años de experiencia, con disponibilidad de montaje a lo largo y ancho de la geografía española y amplias opciones de catálogo.