miércoles, 7 de agosto de 2013

Carnevale: Doctores del Ospedale

Hace ya muchos años el gobierno de la república determinó la construcción del nuevo Ospedale dei malato di mente en la Dominante. Querían ocultar a los enfermos mentales de la ciudad, y de todo el imperio, de forma que la ciudad siempre mostrase su cara más amable. La construcción puede valorarse como la última gran acción de poderío real del antiguo imperio. En pocos meses se había edificado una nueva isla en la laguna, y en menos de un año se había levantado el imponente edificio que albergaría el Ospedale.

Durante muchos años parecía que el manicomio conseguía cumplir sus funciones, limpiando de dementes la calle de la ciudad. Se convirtió en un estamento muy respetado en la Dominante, al mando de su venerado director, el doctor Andreas Nifo. Sin embargo, tras la llegada de su director actual, el Doctor Faust Van der Kaine, las cosas fueron cambiando. De alguna manera, los doctores fueron los primeros en descubrir la magia residual que existía en el mundo antes de abrirse la Herida de los Cielos. Descubrieron que los locos tienen la capacidad de conducir la magia y que los doctores pueden captar esa magia para usarla como combustible en diversas armas. Incluso pueden llegar a controlar la quebrada mente de los dementes, usándolos como títeres en manos de sus titiriteros.

Para desgracia de los locos, también descubrieron que estos transmitían mejor la magia si eran sometidos a tortura. Mediante el dolor, tanto el físico como el psíquico, conseguían extraer una cantidad mucho mayor de la energía extraña. Sin embargo, hasta la Herida de los Cielos, nunca consiguieron acumular suficiente energía para que sus armas fueran realmente operativas. Tras la Herida todo cambió. Los galenos descubrieron asombrados que los locos, de repente, expelían cantidades ingentes de energía mágica. Sus armas demostraron a partir de ese momento ser altamente destructivas. Un nuevo mundo se abrió para los doctores. Empezaron a contactar con potencias extranjeras que financiaban sus experimentos, con la esperanza de hacerse con algunas de sus armas extraordinarias. Las continuas torturas infligidas a los locos en el Ospedale llegaron a tal extremo que incluso los doctores perdieron su cordura.

Aquellos con capacidad para ver la magia saben que el Ospedale es un lugar
peligroso y especial. Sus altos muros destilan una nube de magia atípica, con el color de la muerte y el sufrimiento. Hay quien asegura que el Ospedale ya no se encuentra totalmente en nuestro mundo. Dicen que han abierto un portal entre el mundo real y el de los demonios.

Aun así, el Ospedale jamás ha sido investigado. Sin duda guardan muchos secretos incómodos para gran parte de la nobleza, y con su silencio compran una autonomía desconocida en la República. Si esto no funciona, sin duda el miedo si lo hace.

Segunda entrega de la revisión de las facciones de Carnevale, en esta ocasión hablaremos de los Doctores del Ospedale, el manicomio de Venecia, un infierno en la tierra donde los enfermos son sometidos a torturas sin fin por parte de los que deberían velar por su salud.

El Ospedale, con su trasfondo de dolor, torturas, sufrimiento y locura es un homenaje a la saga de videojuegos de terror Silent Hill. Esta facción ofrece un marcado contraste con las demás, siendo la que más peso da a la magia, posee el armamento más extraño y sus objetivos y metodología son los más aberrantes y obscenos de todo el juego.

Los Rashaar, en comparación, aunque también cuentan con varios hechiceros entre sus filas, dan más peso a las criaturas, y sus métodos y objetivos son más claros. Por su parte, los dementes Doctores, en su obsesión por acumular, dominar y someter la magia, han dejado atrás su cordura y su humanidad para convertir a los locos, los parias y los infortunados que caen en sus manos en meras baterías vivientes para alimentar sus conjuros y sus armas que les permiten lanzar ráfagas de energías mágicas.

El Ospedale representa al enemigo más insidioso y peligroso que hay en Venecia, una cábala secreta de doctores enloquecidos que, amparándose bajo la cobertura de dirigir un asilo para enfermos mentales, dan rienda suelta a todas las monstruosidades que se les ocurren para torturar y someter a los enfermos. Pero los internos no son los únicos que se convierten en víctimas de estos inhumanos galenos, pues, decididos a obtener la máxima fidelidad y a proteger sus secretos a cualquier precio, los Doctores no dudan también en someter a vejaciones y torturas a sus empleados, que también pueden ser alineados en sus escuadras cuando salen a las calles y canales venecianos ocultos en la oscuridad de la noche. Por ello, no es raro ver una escuadra de Doctores del Ospedale en cumplimiento de algún ignoto propósito escoltados por las torturadas y destrozadas enfermeras y los bestiales carceleros.

Por supuesto, toda escuadra de Doctores del Ospedale debe incluir un mínimo de dos locos, cuya función principal no es otra que la de actuar de baterías vivientes para los hechiceros de la escuadra. A causa de la regla "Canalización", los doctores capaces de usar la magia pueden extraer los puntos de karma que usan para alimentar sus hechizos y armas de los locos y demás criaturas y personajes que tengan la regla "Nexo", lo que hace imprescindible la presencia de los pacientes del Ospedale en la escuadra.

Los Doctores van siempre dirigidos por un Doctor de la Plaga, con su siniestro abrigo negro y la máscara con pico de pájaro ocultando su rostro. Estos son los mejores hechiceros de la facción, así como los únicos líderes disponibles. Aunque físicamente débiles, su poder se basa en la magia, por lo que conviene invertir puntos en darles algunos hechizos, uno de los cuales debe ser el de Control Mental, ya que a los Doctores de la Plaga les cuesta la mitad de puntos. Aparte de esto, los Doctores del Arsenal con sus cañones mágicos son el principal apoyo que tiene la facción, lo que los hace importantes y resulta prácticamente imprescindible incluir al menos uno de ellos en la escuadra. Por otro lado, las enfermeras, con su capacidad de ataque vampírico y curación resulta un apoyo importante, aportando también esa capacidad de combate cuerpo a cuerpo que queda mermada en la facción.

Sin embargo, aunque el grueso de la banda se base en los doctores y el apoyo de parte del personal junto con el acompañamiento de algunos locos, el Ospedale también tiene a su disposición dos criaturas, las mascotas del manicomio, un rinoceronte y un cocodrilo del nilo, torturados y controlados mentalmente por los médicos. Estas poderosas bestias suponen un importante apoyo pesado para una banda más bien débil en cuerpo a cuerpo y que se basa en mantener la distancia y acribillar al enemigo con hechizos y armas mágicas. Incluir una de estas criaturas supone un incremento notable en la potencia de la banda, que puede resultar especialmente útil a la hora de luchar contra enemigos más escurridizos, como el Gremio, o tratar de superar en potencia física a los Rashaar.