viernes, 6 de julio de 2012

Klabautermann, el kobold marino

El Klabautermann es el kobold acuático que ayuda a marineros y pescadores en el Báltico y el Mar del Norte en sus labores. Es una criatura alegra y diligente, con un conocimiento experto de las artes de la navegación y las embarcaciones, y un insuperable talento musical. También se dedica a rescatar a los marineros que han caído por la borda. Su nombre viene del verbo del Bajo Alemán klabastern, que significa "estruendo" o "hacer ruido". Otra etimología sugiere que el origen se halla en el verbo kalfatern que significa "calafatear".

La apariencia de esta criatura es la de un pequeño marinero de color amarillo, con una pipa de tabaco y un gorro de lana de marinero, llevando a menudo un martillo de calafatear. Esta imagen se talla y se fija al mástil como símbolo de buena suerte.

Pese a sus atributos positivos, hay una augurio relacionada con su presencia: ningún miembro de la tripulación de un barco bendecido con su presencia puede fijar los ojos en él. Sólo se volverá visible ante los marineros cuando el barco esté condenado.

Posteriomente se ha descrito al Klabautermann con atributos más siniestros, echándole la culpa de todo lo que sale mal en el barco. Esta encarnación, más próxima a un trasgo o demonio burlón, es propensa a las travesuras y, en ocasiones, a condenar al barco y su tripulación. El deterioro de la imagen del Klabautermann es probable que se deba a los propios marineros, que, al regresar a casa, cuentan historias de sus aventuras en el mar. Debido a que la vida en el barco puede ser monótona y aburrida, cualquier criatura real o mítica puede convertirse en el núcleo de las historias y leyendas más terribles sobre la vida en el mar.