martes, 14 de junio de 2016

Warcraft: El origen (2016)

Título: Warcraft: El origen
Título original: Warcraft: The Beginning
País: Estados Unidos
Productora: Universal Pictures / Legendary Pictures / Blizzard Entertainment
Director: Duncan Jones
Guión: Charles Leavitt, Duncan Jones (Historia: Chris Metzen)
Reparto: Travis Fimmel, Robert Kazinsky, Ben Foster, Toby Kebbell, Dominic Cooper, Paula Patton, Daniel Wu, Clancy Brown.
Sinopsis:
El pacífico reino de Azeroth está a punto de entrar en guerra para enfrentarse a unos terribles invasores: orcos guerreros que han dejado su destruido mundo para colonizar otro. Al abrirse un portal que conecta ambos mundos, un ejército se enfrenta a la destrucción, y el otro, a la extinción. Dos héroes, uno en cada bando, están a punto de chocar en un enfrentamiento que cambiará el destino de su familia, su pueblo y su hogar. Así empieza una espectacular saga de poder y sacrificio donde se descubren las numerosas caras de la guerra y donde cada uno lucha por lo suyo. Adaptación del popular videojuego homónimo. (FILMAFFINITY)

Crítica:
Tras 10 años esperando, los fans de la saga Warcraft, de Blizzard Enternainment, por fin podemos disfrutar en la gran pantalla de la adaptación cinematográfica de esta exitosa saga. En 1994 apareció Warcraft: Orcs & Humans, un juego de estrategia de fantasía épica que estaba basado en el wargame de miniaturas Warhammer Fantasy en el que se recreaba la invasión de un reino humano por parte de un ejército orco. Fue el comienzo de una serie que en cada entrega lograba alcanzar cotas más altas de calidad y jugabilidad. Gracias al trabajo de creadores como Chris Metzen, estos juegos no sólo destacaban por sus aspectos técnicos, sino también por una cuidada historia que se fue ampliando con cada nueva entrega.

Esta película adapta la historia narrada en el primer juego de la serie, lo que en el trasfondo de Warcraft se conoce como la Primera Guerra. Sin entrar en detalles sobre la caída de la raza orca y el exterminio de los draenei, a los que en la película podemos ver escasamente al abrirse el portal entre Draenor (el mundo orco) y Azeroth, el film cuenta la llegada de una partida de guerra de la Horda orca a un nuevo mundo, huyendo del suyo, esteril y marchito por culpa del uso de la magia Fel. Guiados por el brujo Gul'dan, los orcos tienen como objetivo abrir un Portal Oscuro para permitir el libre transito entre los dos mundos para traer al resto de la Horda con ellos.

De esta forma se nos presenta el origen de la saga, con personajes clásicos y conocidos para los fans de esta serie de juegos que sean conocedores del trasfondo. La historia se centra principalmente en Durotan, jefe del clan Lobo Gelido y padre de Thrall y Anduin Lothar, campeón de la ciudad de Ventormenta. En torno a estos dos personaje se nos muestran los conflictos y tramas que surgen en ambos bandos: la actuación del Guardián, Medivh, la semi orca Garona, la situación de Orgrimm Martillo Maldito, el liderazgo de Puño Negro y Gul'dan, etc. Hay que destacar que, entre los cambios acaecidos tenemos que Orgrimm aparece como miembro del clan Lobo Gélido, en lugar de segundo al mano de Puño Negro en el clan Roca Negra. Al tratarse de una adaptación es de esperar este tipo de alteraciones, aunque la trama no se resiente por ello.

En general, Duncan Jones hace un buen trabajo, elaborando una película de fantasía llena de acción, que refleja muy fielmente el universo de Warcraft y que puede contentar tanto a fans como a los que no conocen este mundo. Además, sabe dejar un final que deja una serie de cabos para enlazar con una futura Warcraft II. En conclusión, se trata de una película amena, entretenida y épica, llena de detalles para los fans y muy apropiada para los aficionados a la fantasía.