jueves, 9 de junio de 2016

Catoblepas

El catoblepas (pl. catoblepones; del griego καταβλέπω, (katablépō) "mirar hacia abajo") es una
criatura legendaria de la tierra de Etiopía. Este ser fue descrito por primera vez por Plinio el Viejo y, posteriormente, por Claudio Eliano.

Se dice que esta criatura tiene cuerpo de bufalo y cabeza de jabalí. Su espalada está cubierta de escamas que protegen a la bestia y su cabeza siempre apunta hacia abajo debido al gran peso de la misma. Su mirada fija o su respiración pueden convertir en piedra a las personas o matarlas. El catoblepas podría estar basado en encuentros en la vida real con los ñus de África.

Plinio el Viejo describe al catoblepas como una criatura de tamaño medio, perezoso, con una una gra cabeza y la cara siempre mirando al suelo. Pensaba que su mirada, como la del basilisco, era letal, de manera que la pesadez de su cabeza era una característica muy afortunada.

Claudio Eliano proporciona una descripción completa: la criatura era un herbívoro de tamaño medio, sobre el tamaño de un toro doméstico, con una crin pesada, estrecho, con ojos inyectados en sangre, lomo escamoso y pestañas peludas. La cabeza era tan pesada que la bestia sólo podía mirar hacia abajo. En su descripción, la mirada del animal no era letal, pero su respiración era venenosa, ya que sólo se alimentaba de vegetación venenosa.