martes, 7 de abril de 2015

Pontypool (2008)

Título: Frecuencia macabra
Título original: Pontypool
País: Canadá
Productora:  Ponty Up Pictures / Shadow Shows
Director: Bruce McDonald
Guión: Tony Burgess
Reparto: Stephen McHattie, Lisa Houle, Georgina Reilly, Hrant Alianak, Rick Roberts
Sinopsis:
Grant Mazzy, un famoso locutor de radios años atrás, trabaja ahora en el programa matutino del pequeño pueblo de Pontypool, donde vive una vida apacible; un día, éste comienza a informar de inquietantes noticias sobre el extraño y violento comportamiento de los habitantes del lugar.

Crítica:
Pontypool es un film canadiense de bajo presupuesto que supera con creces a muchos producciones de primera línea debido a su originalidad y la excepcional y excelente gestión que hace de los recursos disponibles para su filmación y el resultado final obtenido. Se trata de un Thriller de terror psicológico ambientado en un pequeño pueblo de Canadá. Centrada en la emisora de radio local y en el personal de la misma, la película narra los acontecimientos del día de San Valentín, cuando, durante el transcurso del programa matutino, presentado por la ex-estrella radiofónica Grant Mazzy, comienza a recibir noticias y llamadas que informan sobre extraños comportamientos de los vecinos del pueblo y turbas reunidas en torno a la clínica del Dr. Mendez. Sin abandonar el escenario de la radio y con un reparto escaso pero con talento que se muestra en todo momento a la altura de las circunstancias en cuanto a actuación, la película se maneja con soltura en este pequeño entorno. Desde la perspectiva de la emisora de radio, somos testigos de los acontecimientos a medida que se van desarrollando y las noticias llegan hasta Mazzy y su equipo, que se ven intrigados por los hechos, debido a la falta de información oficial y a lo que van averiguando poco a poco.

Esta película se disfruta plenamente en versión original (subtitulada, por supuesto, para los que no puedan seguir por completo el diálogo en inglés), ya que así se puede percibir en su totalidad la magnífica interpretación y excelente voz de Stephen McHattie, que interpreta al locutor de radio Grant Mazzy. Con una vocalización solida, grave y fluida, McHattie se adueña del papel, que parece escrito para alguien con su talento. La versión original permite también comprender mejor los juegos de palabras y de lenguaje que hace la película, pues toda la trama de la misma se centra en las palabras, expresadas a través de la emisora, creando un juego narrativo en el que el lenguaje se convierte en la estrella, y la locución radiofónica adopta el protagonismo sobre la imagen.

Tremendamente original en su planteamiento y desarrollo, se conduce con elegancia a través de la trama, creando una tensión creciente y una serie de conceptos que sorprenderán al espectador. Ante todo, hay que tener en cuenta que Pontypool es una película alternativa en sí misma, no es convencional ni está pensada para ser vista por un público convencional. La forma en que se conduce, los conceptos que desarrollan, la sitúan en un estatus diferente, ya que se aleja de las típicas películas de terror. Manejándose en el suspense y la tensión, ignora los sustos fáciles, las matanzas y el gore. Se trata de un film que presenta conceptos que se pueden hacer difíciles de comprender, así como una visión diferente del terror, centrándose en el aspecto psicológico y el lenguaje. Por ello, Pontypool es una película diferente, sorprendente, que agradará a aquellos que busquen una visión alternativa del terror, y que opten por un enfoque más psicológico.