viernes, 23 de enero de 2015

Books from the Crypt #62: Dioses Menores

Título: Dioses Menores
Título original: Small Gods
Autor: Terry Pratchett
Año: 1992
Género: Fantasía / Humor
Sinopsis:
Una nueva fábula fantástica sobre las aventuras del Mundodisco, el planeta plano y circular que navega por el espacio sobre el lomo de cuatro elefantes y una tortuga gigante. En esta ocasión el lector se encontrará ante una desternillante sátira sobre las religiones y las guerras. Brutha es una muchacho sencillo y analfabeto que deberá hacer frente a grandes retos: un dios le ha hablado y se ha convertido, sin él buscarlo, en el Elegido. El joven Brutha desde su nueva posición querrá acabar con una iglesia poderosa y corrupta, querrá evitar también una horrible guerra santa, pero, sobre todo, lo que de verdad querrá será que su dios elija a Otro. Faltará por ver si podrá conseguir todos estos propósitos.

Crítica:
Dioses Menores es una historia de Mundodisco en la que Terry Pratchett habla sobre las religiones: como nacen, como crecen y como se estancan y/o mueren. La acción se centra en un país desértico llamado Om, dirigido por una monolítica y fosilizada jerarquía teocrática monoteísta que supone una sátira de las grandes religiones de nuestro mundo, en particular el Islam y el cristianismo, particularmente la Iglesia Católica Romana. El protagonista, Brutha, es un sencillo neófito, simplón y analfabeto que está dotado de dos características muy peculiares: posee una memoria prácticamente ilimitada y una fe ardiente y sincera en el Gran Dios Om. Al comienzo de la novela se nos presenta a este joven que, de improviso, se encuentra escuchando la palabra de su dios, que, lamentablemente se halla reducido al cuerpo de una tortuga tuerta.

Partiendo de esta base, Pratchett hace un análisis satírico y altamente crítico de las grandes religiones, a través del extraño debate que se desarrolla entre Brutha y Om, los principales personajes de la historia. Mientras que Brutha no cree que la insignificante tortuga sea su dios, ya que acepta fielmente la imagen de grandiosidad oficial, Om trata de convencerlo de que sí es realmente su dios y que necesita su ayuda, porque se ha visto atrapado en esa forma. A medida que la trama se desarrolla, Brutha va sufriendo una evolución en su fe y en su persona, pues es el único que parece escuchar a su dios, cosa que no debería ser posible si todo el mundo en el país de Om cree en el Gran Dios Om. Pero Brutha, además, se verá confrontado contra su opuesto, el diácono Vorbis, que dirige la Quisición y al que todos temen. Vorbis es un fanático que sostiene la argumentación de que todo lo que hace es en nombre de su dios y que su dios no le permitiría hacer esas cosas si no estuviera de acuerdo. A través de este razonamiento, Vorbis se siente justificado para realizar todo tipo de crueldades y torturas.

Ambos personajes nos muestran diferentes interpretaciones de la fe. Mientras que Brutha es un hombre simplón que se atiene fielmente a los preceptos de su religión y que no quiere hacer mal a nadie, Vorbis es el fanático que usa su religión como excusa para dar rienda suelta a su odio contra todo lo que sea diferente. De esta manera, Vorbis representa una crítica al fanatismo religioso como excusa para cometer atrocidades y actos de terror, mientras que Brutha es el hombre de fe sincera, quizás demasiado santurrón.

Con la ayuda de Om, y embarcado en un viaje iniciático tanto físico como espiritual, Brutha deberá tratar de impedir una guerra santa y devolver a su dios a su posición. Para ello, Terry Pratchett nos muestra también otras localizaciones geográficas del Mundodisco, como Efebia, una parodia de la Grecia Clásica, donde los filósofos que salen corriendo de sus bañeras cuando han tenido una gran idea tienen prioridad de paso. Efebia sirve como herramienta para mostrar otras visiones de la religiosidad: el politeísmo efebiano y el ateísmo de los filósofos que tratan de desentrañar los misterios del universo y de la verdad mediante el debate y la reflexión.

Así, a través de una trama que puede ser algo lenta, Terry Pratchett habla de las religiones, de la fe, de la filosofía y la libertad, combinado sabiamente la sátira con la reflexión. Dioses Menores es un libro que no dejará indiferente al lector y que estará al alcance de todos aquellos interesados en los apasionantes temas que trata.