sábado, 22 de noviembre de 2014

Así en la tierra como en el infierno (2014)

Título: Así en la tierra como en el infierno
Título original: As Above, So Below
País: Estados Unidos
Productora: Legendary Pictures / Universal Pictures
Director: John Erick Dowdle
Guión: Drew Dowdle, John Erick Dowdle
Reparto: Perdita Weeks, Ben Feldman, Edwin Hodge, James Pasierbowicz, François Civil, Marion Lambert, Ali Marhyar, Cosme Castro, Hamid Djavadan, Théo Cholbi, Emy Lévy, Roger Van Hool, Olivia Csiky Trnka, Hellyette Bess, Aryan Rahimian, Samuel Aouizerate
Sinopsis:
Miles de laberintos se enredan en las catacumbas que se encuentran debajo de las calles de París, el hogar eterno de las innumerables almas. Cuando un equipo de exploradores se adentra en el laberinto desconocido de los huesos, descubrirán aquello que oculta la ciudad de las muertos. Un viaje a la locura y el terror que cala hondo en la psique humana para revelar los demonios personales que nos persiguen a todos.
Crítica:
Así en la tierra como en el infierno es una película de horror sobrenatural y suspense que evita incurrir en fallos típicos del género "found footage", reduciendo el mareo de la cámara en mano, con personajes que actúan de forma creíble, justificando el hecho de que se esté grabando en todo momento y el presentar diferentes puntos de vista a lo largo de la película. La presencia de Legendary/Universal garantiza no sólo una película con un interesante guión que mantiene al espectador intrigado y enganchado desde el minuto 1 (otra característica que evade de los clásicos de este género, que son mortalmente lentos y la acción llega en la última parte de la película de forma explosiva), sino que también aporta el presupuesto para generar unos efectos especiales muy logrados que sólo se aplican en los momentos oportunos. A causa de esto, la película cede todo el peso a la atmósfera claustrofóbica que aporta el escenario sabiamente elegido: las catacumbas de Paris.

La historia se centra en Scarlett, una arqueóloga obsesionada con seguir la búsqueda de su padre y hallar la mítica Piedra Filosofal. Con esta premisa, y buscando en las catacumbas de Paris la cámara en donde el alquimista Nicholas Flamel la ocultó, reúne a un equipo para realizar la investigación y documentarla gráficamente. Una vez que entran en las catacumbas, se inicia un descenso a los infiernos más filośofico y metafísico que real, donde los personajes tendrán que hacer frente a sus demonios personales y tratar de sobrevivir en un entorno plagado de amenazas, donde, sin necesidad de recurrir a lo sobrenatural, cualquier fallo puede resultar letal.

En conjunto, la historia forma un "metraje encontrado" de gran calidad que se convierte en un título de referencia y que vale la pena visionar, lejos de otros film del mismo género que caen una y otra vez en los mismos errores y que acaban siendo películas sin interés hasta que, en la tercera parte del film se desatan los infiernos y acaban por morir todos los personajes de formas poco agradables.