viernes, 16 de marzo de 2012

Nuckelavee, el horror marino de las Orcadas

El Nuckelavee o Nuckalavee es una criatura del folklore de las Islas Orcadas. Considerado como el más horrible de los elfos de Escocia, vive principalmente en el mar, aunque también se le considera responsable de arruinar las cosechas, provocar epidemias y causar sequias. Su aliento podía marchitar los cultivos y enfermar a los animales.

Su apariencia es semejante a la de un centauro, con patas que son en parte aletas, una enorme boca abierta y un único ojo gigante que arde con una llama roja. Algunas fuentes como Abbey Lubbers, Banshees, and Boggarts de Katharine Mary Briggs, lo describen como un ser con cabeza de caballo y un torso con cabeza humana que le surge en mitad del lomo.

Tal vez el detalle más horrible de esta criatura es que no tiene pìel, está despellejado. Su sangre negra fluye a través de venas amarillas y sus pálidos tendones y poderosos músculos se muestran como una masa pulsátil. El Nuckelavee siente aversión hacia el agua corriente, por lo que aquellos que son perseguidos por esta criatura no tienen más que cruzar un arroyo para librarse de él.

La vieja práctica de quemar el sargazo para recolectar algas, como se decía, era una terrible ofensa para el Nuckelavee. La criatura no podía soportar el olor acre del humo y esto lo condujo a una rabia extrema y diabólica. En este estado expresaba su ira con una enfermedad mortal conocida como "Mortasheen". Una vez propagada, se extendía por todas partes de las islas donde se practicaba la quema del sargazo. La venganza de Nuckelavee era terrible y completa.