martes, 16 de junio de 2015

Vacunas

¿Qué son las vacunas? La OMS (Organización Mundial de la Salud) las define de la siguiente forma:
Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos. El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un vaporizador nasal u oral.

En otras palabras, las vacunas son preparados que se utilizan para reforzar el sistema inmunitario, introduciendo en el cuerpo el microorganismo muerto o debilitado, o bien fragmentos del mismo, para que el cuerpo lo identifique como una posible amenaza y puede generar defensas contra la enfermedad. De esta manera, cuando una persona vacunada se ve expuesta a dicho microorganismo, el cuerpo estará preparado y se protegerá para no tener la enfermedad o lograr que esta sea más leve.

Actualmente hay disponibles cuatro tipos de vacunas:
  • Vacunas de virus vivos. Usan el virus en su forma debilitada o atenuada.
  • Vacuna elaborada con microbios muertos. Se elabora con proteínas o pequeños fragmentos del virus o bacteria que el sistema inmune pueda reconocer.
  • Vacunas toxoides. Contienen una toxina o químico que elabora la bacteria o virus como parte del mecanismo de infección. Estas vacunas hacen que uno sea inmune a los efectos dañinos de la infección en lugar de la infección en sí.
  • Vacunas biosintéticas. Contienen sustancias artificiales que imitan a pedazos de virus o bacterias.
El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría nos informa sobre los efectos secundarios adversos que pueden provocar las vacunas:

Los efectos adversos son efectos no deseados que ocurren como consecuencia de la vacunación.
La mayoría de los efectos adversos producidos por la vacunación son leves y transitorios y se limitan a dolor pasajero o tumefacción en el lugar de la punción.
La causa de los efectos adversos puede ser debido a la propia vacuna, a los conservantes que se añaden para mantenerla estable, los antibióticos que se añaden en ocasiones para evitar su contaminación o a otras sustancias presentes en algunas vacunas.
Los efectos adversos más graves (reacciones anafilácticas o encefalopatía) son muy poco frecuentes (aproximadamente 1 caso de cada millón de vacunas puestas) y, como se explicó previamente, mucho menos frecuentes que los producidos por la propia enfermedad que protegemos.
Los efectos adversos más habituales son:
  • Dolor, hinchazón y/o enrojecimiento en el lugar de la punción Es una reacción relativamente frecuente y pasajera que puede tratarse mediante la aplicación local de una compresa fría. Si el dolor es importante, puede utilizarse un analgésico como el Paracetamol o el Ibuprofeno
  • Aparición de un pequeño bulto duro en el lugar de la punción Ocurre sobre todo tras la vacunación frente a la Tos ferina. Pueden ser dolorosos si los apretamos con las manos. Desaparece espontáneamente al cabo de 1 ó 2 semanas
  • Fiebre Casi cualquier preparado vacunal puede producir fiebre después de su administración pero ocurre con más frecuencia después de la vacuna triple vírica (sarampión-rubéola-parotiditis) y tras la vacunación con DTPe (difteria-tétanos-tos ferina) aunque la introducción de las nuevas vacunas frente a la Tos ferina (DTPa) ha hecho que esta reacción sea menos frecuente. En el caso de la vacunación triple vírica, la fiebre suele aparecer varios días después de la vacunación (4 a 15 días después). Si aparece fiebre tras la vacunación, debe administrarse al niño un antitérmico (Paracetamol o Ibuprofeno) y consultar con su pediatra en caso de que la fiebre se mantenga más de 24-48 horas o aparecen otros síntomas.

A comienzos del siglo XX y antes del descubrimiento de las vacunas, hubiera sido un argumento de ciencia ficción pensar que se podría proteger a los hijos de muchas de las enfermedades infecciosas más graves. 

Edward Jenner (1749-1823), el “padre de las vacunas”, fue un gran médico investigador que descubrió la vacuna contra la viruela. Este descubrimiento permitió combatir y erradicar la viruela, enfermedad que se había convertido en una grave epidemia en varios continentes. 

Jonas Edward Salk  (1914 – 1995), investigador médico y virólogo estadounidense, fue reconocido por el descubrimiento y desarrollo de la primera vacuna segura y eficaz contra la poliomielitis.
 
El virólogo polaco, Albert Bruce Sabin (1906 - 1993), fue quién se encargó de estudiar la poliomielitis y desarrolló una vacuna que se suministraba por vía oral. Esta forma de administración hizo mucho más fácil su aplicación masiva porque gracias a ello se logró prevenir la poliomielitis en millones de niños.

La viruela se declaró erradicada en 1978 y la poliomielitis fue eliminada en varias regiones del mundo. En la Argentina, el último caso fue en 1984.

Louis Pasteur (1822-1895) fue el químico que estudió los procesos de fermentación. A él se le debe el desarrollo de la técnica de pasteurización. Después de 1870, el químico orientó su actividad al estudio de las enfermedades contagiosas de las cuales supuso que se debían a gérmenes infecciosos que habrían logrado ingresar en el organismo. En 1881 consiguió preparar la primera vacuna de bacterias desactivadas. Pasteur continuó sus investigaciones lo que le permitió desarrollar la vacuna contra la rabia.

Los descubrimientos desarrollados por Jenner, Salk, Sabin, Pasteur y muchos otros científicos son muy importantes para el desarrollo de la salud. El progreso de las vacunas tuvo una evolución favorable porque representan una mejor calidad y esperanza de vida para la población en todos los países del mundo.

Más información sobre las vacunas
Debido a la cantidad de desinformación que hay con respecto al tema de las vacunas, y ya que el mejor servicio que se puede hacer es ofrecer información veraz, contrastada y contrastable, he escrito esta entrada basándome principalmente en citas. He añadido los links de las fuentes para que cualquier lector pueda comprobar por sí mismo estos textos. Para más información, añado a continuación los links ya mencionados, así como algunos otros de interés.