martes, 23 de junio de 2015

Books from the Crypt #77: Trilogía de la Fundación

Título: Trilogía de la Fundación: Fundación, Fundación e Imperio, Segunda Fundación.
Títulos originales: Foundation. Foundation and Empire. Second Foundation
Años: 1951, 1952, 1952
Autor: Isaac Asimov
Género: Ciencia - Ficción / Intriga
Sinopsis:
El hombre se ha dispersado por toda la galaxia. La capital del Imperio es Trántor, nido de intrigas y corrupción.

Gracias a su ciencia, fundada en el estudio matemático de los hechos históricos y el comportamiento de las masas, el psicohistoriador Hari Seldon prevé la caída del Imperio y el retorno a la barbarie durante varios milenios. A fin de reducir este período de barbarie a mil años, Seldon decide crear una Fundación en un extremo de la galaxia.

La trilogía de la fundación está considerada la mejor serie de la ciencia ficción universal. Como tal, fue galardonada en 1966 con un premio Hugo.

Crítica:
La trilogía de la Fundación es una de esas obras consideras clave en la historia de la ciencia-ficción literaria. Escrita por Isaac Asimov, nombre que no resulta desconocido al aficionado al género y que ha pasado a formar parte del acerbo cultural general, estas tres novelas narran combinando los géneros de intriga y ciencia-ficción la caída del Imperio Galáctico y el trabajo de una fundación científica para tratar de reducir a mil años un periodo de barbarie que debería durar treinta mil.

Todo empieza con Hari Seldon, un psicohistoriador, un hombre que combina las matemáticas con la historia para obtener una forma científica de predecir el futuro en base al comportamiento estadístico de las grandes masas de población. Debido a ello, no sólo predice la caída del Imperio y la destrucción de su capital, Trantor, que quedara reducida a cenizas en un plazo de 500 años, sino que anuncia que esto provocara un periodo de barbarie de 30.000 años tras los que surgirá un segundo Imperio Galáctico. Seldon afirma que la barbarie es inevitable, pero puede ser reducida a 1.000 años, por lo que establece dos fundaciones científicas con este objetivo: una en un planeta del extremo de la galaxia llamado Terminus, la otra en un lugar conocido como "El Extremo de las Estrellas". A lo largo de la trilogía se nos narra a través de distintos episodios el avance y los problemas que encuentra la primera Fundación en su desarrollo y su labor a largo plazo. Mientras, de la Segunda Fundación no tenemos noticias, tan sólo menciones ocasionales hasta la tercera novela, que, como su nombre indica, toma mayor protagonismo.

A lo largo de trilogía, Asimov desarrolla su talento narrativo mediante una serie de personajes y situaciones que combinan la política y las intrigas elaborando una obra excepcional. Con un trasfondo de ciencia-ficción que se apoya en el desarrollo histórico (podemos ver una serie de eventos y progresos que nos recuerdan a la caída del Imperio Romano, la Edad Media y el Renacimiento italiano), la Fundación debe hacer frente a una serie de amenazas predichas por Seldon, las llamadas Crisis Seldon, que obligan a tomar un ritmo específico en el desarrollo histórico. En base a ello, cada episodio muestra una crisis concreta y una situación a la que debe hacerse frente y que pone a la Fundación contra la espada y la pared. En estos graves momentos, se debe hallar la forma de salir adelante o hundirse en la extinción y así condenar a la humanidad a la barbarie. Asimov logra crear estas crisis con un grado de realismo e interés para el lector que nada tiene que envidiar a los escritores de thrillers políticos.

Aunque el desarrollo de la trilogía sigue un esquema prefijado de desarrollo, Asimov hace que este no resulte pesado ni repetitivo, introduciendo una serie de giros argumentales que hacen que el lector se enganche sin remedio. Además, cada episodio constituye una entidad propia, de manera que la lectura se desarrolla como una serie de historias cortas hasta que, en la segunda novela, surge el Mulo, un mutante no previsto por la psicohistoria y que cambia el rumbo de la galaxia y supone una grave amenaza al trabajo de la Fundación. De esta manera, Asimov rompe su propio ritmo para introducir al lector en un apasionante argumento a más largo plazo que se entrelaza de forma natural con la metatrama que conforma la trilogía completa.

Una de las características particulares de Isaac Asimov, su facilidad para desarrollar y narrar entornos de ciencia-ficción futuristas y hacerlos creíbles y amenos, hace que la trilogía de la Fundación sea una lectura apta para todos los lectores. Su estructura inicial formando historias cortas permite introducirse poco a poco en la trama general sin pesadez, las intrigas y las formas de tratar de solucionar las Crisis Seldon se convierten en argumentos propios del thriller, de manera que, en su conjunto, esta obra completa se convierte en un reclamo perfecto para aficionados a la ciencia-ficción o para aquellos que quieran conocer a este hombre que es leyenda dentro del género.