viernes, 11 de julio de 2014

Mars Attacks! (1996)

Título: Mars Attacks!
Título original: Mars Attacks!
País: USA
Productora: Warner Bros.
Director: Tim Burton
Guión: Jonathan Gems
Reparto: Jack Nicholson, Glenn Close, Annette Bening, Pierce Brosnan, Danny DeVito, Martin Short, Michael J. Fox, Sarah Jessica Parker, Lisa Marie, Lukas Haas, Natalie Portman, Tom Jones, Rod Steiger, Jim Brown, Jack Black, Pam Grier, Christina Applegate, Brian Haley, Sylvia Sidney, Barbet Schroeder, Joe Don Baker, Cliff Curtis

Sinopsis:
Parodia de los filmes de ciencia ficción de los años 50. Unos platillos volantes procedentes de Marte sobrevuelan todas las capitales del mundo. La población, aterrada, espera conocer sus intenciones. Al presidente de los Estados Unidos, su asesor científico le asegura que serán absolutamente pacíficas. Sin embargo, sus asesores militares le aconsejan que aniquile a los marcianos antes de que sea demasiado tarde. (FILMAFFINITY)

Crítica:
Basada en la serie de cromos Mars Attacks! que la marca Topps lanzó en 1963, esta comedia negra de ciencia ficción que parodia las películas de invasión alienígena de los 50 se ha convertido en un clásico del género. Aunque la crítica y la recaudación no fueron benévolas con este film, Burton hizo una apuesta arriesgada creando una película de serie B con presupuesto, cargada de una mordaz sátira política y un agudo sentido del humor.

Utilizando como referencia la clásica serie de cromos de invasión alienígena, Tim Burton reúne una excelente plantilla de actores y les pone al frente de una serie de disparatadas situaciones que se encadenan desde un soberbio comienzo hasta el número musical final a cargo de Tom Jones. Esta película en ningún momento pretende convertirse en un film de referencia, o acumular laureles, aunque fue nominada al Premio Hugo a la mejor representación dramática y obtuvo múltiples nominaciones a los Premios Saturn.

¿Qué ofrece Mars Attacks? Una disparatada y divertida invasión alienígena al más puro estilo años 50, cargada de humor negro, situaciones absurdas, homenajes (Los sonidos de los rayos láser fueron tomados de la película La guerra de los mundos de 1953) y una acertada y ácida sátira política. En conjunto se trata de un film que no defrauda, que sorprende y que recupera ese sabor retro del cine clásico. No es una película para aquellos que busquen invasiones alienígenas cargadas de efectos especiales y acción sin límite, sino una comedia con toques absurdos, que, como buena parodia, sabe reírse de todo y de sí misma, y que ofrece diversión y risas para el espectador.