jueves, 24 de julio de 2014

Enemigo Mío (1985)

Título: Enemigo Mío
Título original: Enemy Mine
País: USA
Productora: 20th Century Fox
Director: Wolfgang Petersen
Guión: Edward Khmara (basado en la novela de Barry B. Longyear)
Reparto: Dennis Quaid, Louis Gossett Jr., Brion James, Richard Marcus, Bumper Robinson, Carolyn McCormick, Lance Kerwin.

Sinopsis:
Enemigos por instinto, amigos por necesidad, un humano y un alienígena con aspecto de reptil libran en un planeta hostil una dura batalla, parte de la salvaje guerra que enfrenta a la tierra con el planeta Dracon, habitado por seres monstruosos. Esta guerra alcanza una dimensión que puede poner en peligro la supervivencia de ambos planetas y puede conducir al exterminio total, pero sólo forzados a confiar el uno en el otro conseguirán sobrevivir. (FILMAFFINITY).

Crítica:

Enemigo mío, escrita por Barry B. Longyear, es la primera de tres novelas que abordan la relación entre la humanidad y los Dracs. Publicada por primera vez en su versión corta el año 1979, en la revista Asimov’s Science Fiction, es continuada por The Tomorrow Testament (1983) y The Last Enemy (1997), actualmente publicadas en conjunto en The Enemy Papers (1998), que incluye una versión más larga de la primera.

La trama se desarrolla como una típica historia de náufragos, en la que dos soldados de facciones rivales (Dennis Quaid y Louis Gosset Jr.) acaban náufragos en un entorno hostil en espera de su rescate. En este caso se trata de una película de ciencia ficción en la que los protagonistas, un humano y un alienígena de la raza drac, tras participar en un reñido combate espacial en la órbita del planeta Fyrine IV, acaban derribados en el mismo y sin posibilidad de escape, con la única esperanza de un futuro rescate.

Ambos comienzan como rivales, emboscándose mutuamente y tratando de eliminarse mutuamente, aunque, con el tiempo, se ven forzados a confiar mutuamente y a colaborar para sobrevivir en un planeta hostil y lleno de amenazas. De esta forma, se narra una historia de supervivencia que también es un canto a la tolerancia y la paz. Una excelente historia caída en el olvido que merece ser recordada y que muestra como dos adversarios supuestamente irreconciliables pueden acabar convirtiéndose en compañeros, amigos y en el puente que inicie el camino hacia la paz entre dos facciones condenadas a una lucha sin fin.

Vale la pena destacar también el excelente trabajo de maquillaje realizado con Louis Gosset Jr. para convertirlo en un alienígena muy creíble, el excelente trabajo interpretativo de Quaid, Gosset Jr. y del joven Bumper Robinson que recibió nominación a mejor actor revelación por su papel en este film en los Young Artist Award. Aunque la película pasó sin pena ni gloria, con baja taquilla y con una gran indiferencia por parte de la crítica, es un clásico de la ciencia ficción que no merece el olvido en el que ha caído.