viernes, 7 de marzo de 2014

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora se celebra cada 8 de marzo para conmemorar la lucha de la mujer para ocupar una posición de igualdad a todos los niveles con el hombre, permitiendo su pleno desarrollo social y personal.

A lo largo de la historia, la mujer ha quedado relegada normalmente a un segundo plano, habitualmente con muy pocos derechos y subeditada al hombre. Sin embargo, durante la Revolución Francesa, la mujer toma conciencia de su situación social como colectivo por primera vez. Las masas de parisinos que marcharon hacia Versalles estaban compuestas tanto por hombres como por mujeres, las cuales reclamaban la igualdad social bajo el lema libertad, igualdad y fraternidad. También tomaron conciencia de que la igualdad de clases no incorporaba también la lucha de géneros, por lo que la mujer no podría alcanzar la plena igualdad social. Durante la Revolución Francesa se producen las primeras peticiones formales de derechos políticos y ciudadanos para la mujer, tal y como queda reflejado en la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana fue un texto redactado en 1791 por Olympe de Gouges que copiaba en buena medida la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano del 26 de agosto de 1789, el texto fundamental de la revolución francesa.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, el movimiento obrero mantenía una
postura tradicional patriarcal en cuanto a la igualdad de la mujer y todas las reivindicaciones relacionadas con este tema. Habrá que esperar hasta mediados del siglo XIX para que los movimientos reivindicativos de la mujer logren tomar fuerza y presionar en pro de sus objetivos: lucha por el sufragio femenino, la reivindicación de la igualdad, la denuncia de la opresión social, familiar y laboral. Es entonces cuando comienzan a surgir movimientos sufragistas de origen burgués con figuras como la de Flor Tristán (París, 7 de abril de 1803 - Burdeos, 14 de noviembre de 1844), escritora y pensadora feminista francesa de ascendencia peruana. Fue una de las grandes fundadoras del feminismo moderno.

Los primeros grupos feministas en el movimiento obrero tendrán como gran aliado teórico el libro de Friedrich Engels, publicado en 1884, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado y surgirán dentro de los movimientos anarquistas que reivindicaban, desde el neomalthusianismo, la procreación consciente del proletariado, la separación entre sexualidad y reproducción, la defensa de la maternidad libre, la liberación femenina, la libertad sexual, la promoción de la planificación familiar, el cuidado de los niños así como el uso y difusión de métodos anticonceptivos artificiales.

A principios del siglo XX, el 28 de febrero de 1909 se celebró por primera vez en Estados Unidos el Día de las mujeres socialistas tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos.

En agosto de 1910 en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, se reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres y, a propuesta de Clara Zetkin, se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora se celebró por primera vez el 19 de marzo en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

En Rusia, después de la revolución de octubre, la feminista Alexandra Kollontai (que desde su nombramiento como Comisaria del Pueblo para la Asistencia Pública logró el voto para la mujer, que fuera legal el divorcio y el aborto) consiguió que el 8 de marzo se considerase fiesta oficial en la Unión Soviética, aunque laborable. El 8 de mayo de 1965 por decreto del USSR Presidium del Sóviet Supremo de la Unión Soviética de la URSS se declaró no laborable el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Desde su aprobación oficial por la Unión Soviética tras la Revolución rusa de 1917 la fiesta comenzó a celebrarse en otros muchos países. En China se celebra desde 1922, en España se celebró por primera vez en 1936.

En 1975 la ONU comenzó a celebrar el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. En diciembre de 1977, dos años más tarde, la Asamblea General de la ONU proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.