lunes, 3 de junio de 2013

Books from the Crypt #22: La torre de cristal

Título: La torre de cristal
Título original: Tower of Glass
Autor:Robert Silverberg
Año: 1970
Género: Ciencia-ficción
Sinopsis:
Corre el siglo XXIII. La sociedad, tecnológicamente muy avanzada, ha explorado el espacio exterior, pero no se ha encontrado vida inteligente. Ahora, desde una estrella en Acuario, llega una señal persistente. Hay una voz en el vacío del espacio... y la obsesión de Simeon Krug es responder a ella.

Krug es un agresivo empresario muy astuto amasando dinero, y ha usado todo lo que posee para construir una torre que se alza en el Ártico canadiense. Cuando esté terminada, apuntará a Acuario y él podrá establecer contacto. En la torre trabaja una raza de androides que Krug, inventor incansable, ha fabricado. Y estos lo idolatran. Es como un dios para sus androides... ¡y un Dios nunca debe fallarles a sus criaturas!
 
Crítica:
Robert Silverberg es uno de los grandes nombres de la ciencia-ficción, un hombre que se ha ganado por méritos propios un lugar en el Muro de la Fama de los más grandes autores del género, un imprescindible que vale la pena leer. En La torre de cristal, Silverberg nos muestra un futuro en el que la humanidad tiene a su servicio a una raza de androides cuyo creador, Simeon Krug, utiliza como obreros para construir su torre.

Aunque en la sinopsis se refiere a estos seres como androides (lo cual suele traer a la cabeza imágenes de robots antropomórficos como los de Asimov), se trata de seres humanoides sintéticos, que recuerdan a los bioroides de Masamune Shirow en Appleseed. Sin embargo, su papel en la novela de Silverberg es diferente al de los bioroides del clásico manga, ya que son meramente esclavos, considerados tan sólo pertenencias. Y he aquí la magistral trama que elabora el autor, en parte alegato contra la esclavitud, en parte estudio sociólogico sobre la religión, pero, sobretodo, un análisis filosófico sobre la libertad, la fe, la religión y la xenofobia.

La novela nos muestra un mundo que confía ciegamente en los androides, a los que considera poco más que meros objetos a su servicio, mientras que estos anhelan alcanzar la libertad y la igualdad de condiciones con el ser humano, y han creado una fe en torno al hombre que los diseñó y creó, Simeon Krug. Guiados a través de la perspectiva de diversos protagonistas (el propio Krug, su hijo y dos androides), obtenemos una interesante panorámica de una sociedad entregada a la complacencia y sostenida por una casta de esclavos físicamente superiores al ser humano y a la que se les niega la igualdad, obligándoles a que, de forma clandestina, busquen en la religión y la fe, una puerta a la esperanza, al anhelo de un futuro más o menos próximo en el que podrán ser libres.

En definitiva, una muestra de la excelente maestría narrativa de Silverberg, que sume al lector en un mundo perfectamente desarrollado y elaborado para que se sumerja en él y viva de primera mano las vivencias, alegrías y pesares de sus protagonistas. Una inmersión que permite analizar una serie de cuestiones planteadas por el autor y que invitan a reflexionar.