sábado, 9 de febrero de 2013

World of Warcraft: El Juego de Aventuras


World of Warcraft: el juego de aventuras, es un juego de tablero de aventuras y misiones en el mundo de Azeroth.

Este juego rápido enfrenta a 2-4 jugadores en una lucha por la gloria y el valor, mientras viajan por los Reinos del Este combatiendo monstruos, completando misiones y venciendo a los demás en su lucha por la supremacía. Cada jugador interpreta el papel de uno de los cuatro personajes distintivos, cada uno de ellos con su propio mazo de facultadas únicas para combatir contra cientos de enemigos, ¡incluyendo contra otros jugadores!
Un sistema de combate sencillo, pero robusto mantiene la acción a un ritmo rápido, mientras los personajes crecen en poder y acumulan tesoro. Una gran variedad de descubrimientos, sucesos y lugares convierten cada partida en algo único y absorbente.

Este juego representa un paso más por parte de Blizzard por demostrar el éxito de su famosa saga Warcraft, cuyos comienzos datan de 1994 con el lanzamiento del videojuego de estrategia Warcraft: Orcs & Humans y que se ha convertido durante todos estos años en uno de los emblemas de la compañía. Finalmente, Blizzard dió el salto a los juegos multijugador on line con World of Warcraft, cuya acción comienza varios años después del final de los acontecimientos narrados en Warcraft III: Reign of Chaos y Warcraft III: The Frozen Throne.

Con World of Warcraft: el juego de aventuras, dejamos de lado el ordenador para sentarnos ante un tablero. En esta ocasión, los jugadores pueden optar entre 4 posibles héroes: un guerrero orco y un mago no-muerto por el lado de la Horda y un explorador enano y una bruja humana por el lado de la Alianza. Estos héroes deberán recorrer los Reinos del Este desde las tierras élficas de Quel'thalas al norte hasta las tórridas selvas de la Vega de Tuercespina al sur, enfrentándose a diversos enemigos, acumulando tesoros y cumpliendo misiones que les permitirán acumular puntos de valor, de manera que el primero jugador en ganar 8 puntos de valor se haga con la victoria. El sistema de juego es rápido, ágil y sencillo, lo que permite una rápida introducción en las partidas y un desarrollo sin trabas que ralenticen de forma excesiva el transcurso del juego.

Aunque el juego pueda parecer un tanto limitado en comparación con las opciones del mmorpg, ya que la selección de personajes es un tanto limitada y sólo puedes moverte por los Reinos del Este, el juego cumple perfectamente su cometido. Las partidas son amenas y entretenidas, los jugadores pueden desplazarse por lugares que resultaran conocidos a los veteranos de la saga, y se mantiene una adecuada estética acorde con la propia de Warcraft. En reúmen se trata de un entretenido juego en el que los jugadores deben recorrer un mapa viviendo aventuras a través de los héroes que controlan. Muy apto para aquellos que no busquen excesivas complicaciones, tan sólo sentarse en la mesa ante el tablero y sumergirse en la partida para pasar un buen rato.