lunes, 4 de febrero de 2013

Books from the Crypt #11: Paciente Cero

Título: Paciente Cero
Título original: Patient Zero
Autor: Jonathan Maberry
Año: 2009
Género: Thriller de acción / Terror
Sinopsis:
Lunes, 13.00 horas. Joe Ledger mata al terrorista Javad Mustapha, alias el Paciente Cero, con dos tiros de su Glock 45.

Miércoles, 08.00 horas: el Paciente Cero regresa de entre los muertos.

Cuando tienes que matar al mismo terrorista dos veces la misma semana, o bien falla algo en tus aptitudes o el mundo se ha vuelto loco… y las aptitudes de Joe Ledger están perfectamente. Ledger es reclutado por el Gobierno para dirigir un nuevo grupo de respuesta rápida ultrasecreto llamado Departamento de Ciencia Militar (DCM) para ayudarlos a evitar que un grupo de terroristas active una terri-ble arma biológica que tiene la capacidad de convertir a la gente normal en zombis.

Crítica:
Paciente Cero a primera vista puede parecer otra novela más de zombis en un mercado saturado a todos los niveles: Videojuevos, juegos de rol, de tablero, películas, novelas, juegos de cartas, reescrituras de clásicos (Orgullo, prejuicio y zombis, Quizote Z, Isla del Tesoro Z, etc...). Paciente Cero es un thriller de acción que se centra en la creación de un organismo especial dentro del gobierno de los USA especializado en las intervenciones para localizar y neutralizar amenazas de terrorismo NBQ (Nuclear, Biológico, Químico). Toda la trama se desarrolla ante premisas de intriga modernas: un protagonista tipo del género de acción, duro, e inteligente, pero que combina su carácter con el arquetipo de detective de género negro, terrorismo islámico, manipulación genética para la creación de patógenos, conspiraciones a los más altos niveles, etc. En conjunto, lo que podría ser la típica novela de acción con componentes de intriga se desarrolla como una interesante trama bien urdida con una base de amenaza biológica en forma de plaga zombi.

La novela, en lugar de centrarse en un entorno post-apocalíptico donde la plaga se ha desarrollado plenamente y los muertos vivientes campan libremente, como suele ser habitual, opta por otra opción. El autor se decanta por presentar un escenario pre-desastre en el que el protagonista y el equipo que reúne a su alrededor, junto con los medios del DCM, debe hacer frente a una peligrosa amenaza y contener su expansión en caso de que sea liberada. Desde la aparición del Paciente Cero al comienzo de la misma, la trama se desarrolla atrapando al lector en una intriga con escenas de acción y combate sabiamente elaboradas, sin caer en los excesos gratuitos a los que son tan afectos otros autores. Maberry, por el contrario, se decanta por templar los ánimos con las intrigas y procesos deductivos a los que se ven entregados el protagonista y los miembros del DCM tratando de localizar a sus objetivos, así como la planificación de sus acciones. También es interesante ver como nos muestra las acciones del bando contrario, los terroristas que han creado la plaga y pretenden difundirla. De esta manera contamos con dos tramas paralelas que van rozándose periódicamente hasta llegar al desenlace de la novela.

En conclusión, se trata de una novela interesante y amena para todos aquellos aficionados al thriller y/o que busquen un respiro, algo diferente en esta saturación de muertos vivientes. Amena, fácil de leer, evita muchos clichés y estereotipos y los que usa lo hace con inteligencia y elegancia.