miércoles, 6 de febrero de 2013

La Guerra del Anillo

La Guerra del Anillo se publicó originalmente en 2004 y rápidamente se convirtió en un clásico de referencia en todo el mundo, recibiendo las mejores críticas de toda la comunidad de jugadores. Ahora, Devir se enorgullece de publicar la nueva edición de este gran juego, mejorada y revisada por sus autores originales,Roberto Di MeglioMarco Maggi y Francesco Nepitello.

La guerra del anillo es un gran juego de estrategia que permite a los jugadores sumergirse en el mundo de El Señor de los anillos, de J.R.R. Tolkien y experimentar su acción épica, sus dramáticos conflictos y sus personajes memorables. El juego refleja tanto la parte militar de la guerra como el épico viaje de la Comunidad del Anillo para tratar de arrojar el anillo único al Monte del Destino.

La Guerra del Anillo es un juego de estrategia a escala épica que permite a 2-4 jugadores adentrarse en la Tierra Media creada por Tolkien y recrear y alterar con sus decisiones los heróicos y grandiosos acontecimientos narrados en la obra cúlmen del célebre escritor. El juego permite controlar los ejércitos de los Pueblos Libres (Gondor, Rohan, Hombres del Norte, Elfos y Enanos) y las poderosas fuerzas de la Sombra (Sauron, Isengard, Hombres del Este y Haradrim del Sur) a una escala total. Al mismo tiempo, plantea un desafío adicional al de la mera campaña militar, pues recrea también el destino del Anillo Único que la Compañía debe llevar hasta el Monte del Olvido y Sauron trata de recuperar por todos los medios.

Para ello, podremos desplegar a lo largo y ancho de la Tierra Media tres tipos de unidades militares: regulares, élite y líderes. Entre estos últimos se encuentran los grandes personajes de ambos bandos: Los Nazgul, Saruman, la Boca de Sauron y el Rey Brujo para las fuerzas de la Sombra y todos los héroes de la Compañía del Anillo para los Pueblos Libres. Con semejante despliegue de tropas, la victoria se puede alcanzar por la vía militar conquistando un determinado número de plazas fuertes, lo que hace que cada jugador deba plantearse con extremo cuidado la estrategia a seguir. Hay que saber donde y cuando atacar, en que lugares acumular fuerzas, cuando aprovechar los reclutamientos y como situar a los líderes, que pueden ayudar a decantar el resultado de cada batalla.

Sin embargo, para que los ejércitos se pongan en movimiento, previamente hay que lograr que las diferentes naciones que conforman cada bando entren en guerra, lo que se refleja a través de una fase diplomática que permite acercar a cada grupo al estado apropiado para la declaración bélica. Pero hay una baza más en juego: La Compañía del Anillo. Y es que, partiendo desde Rivendel y siguiendo una ruta secreta que el jugador de los Pueblos Libres establece y el jugador de la Sombra debe descubrir, Frodo y los demás héroes avanzan decididos hacia el Monte del Destino para destruir el anillo. A causa de esto, el jugador de la Sombra debe invertir parte de sus recursos en tratar de localizar a la Compañía, mientras que el jugador de los Pueblos Libres debe meditar con cuidado sus movimientos con la misma, así como cuando puede ser conveniente revelarla y que ruta puede resultar más segura.

En conclusión, La Guerra del Anillo es un magnífico juego de estrategia, con un excelente acabado gráfico, con gran cantidad de detalles y un amplio reglamento que refleja con gran exactitud el ambiente de las obras de Tolkien y la épica de El Señor de los Anillos. Aunque todo ello pueda hacer que el juego sea complejo y las partidas no sean precisamente breves, si que vale la pena jugarlo. Sin embargo, la primera toma de contacto puede resultar abrumadora por la enorme cantidad de cartas, contadores y, sobretodo, tropas con las que cuenta el juego. Pero tras la sorpresa inicial, es conveniente tomarle el pulso, ya que, aunque apasionante y divertido, hay que tomarlo con paciencia. Sin embargo, una vez comprendidas las reglas y jugándolo se pueden obtener horas de diversión.