viernes, 19 de octubre de 2012

Books from the Crypt #5: La Hoguera de las Vanidades

Título: La Hoguera de las Vanidades
Título original: The Bonfire of Vanities
Autor: Tom Wolfe
Año: 1987
Género: Narrativa
Sinopsis: 
Tom Wolfe debutó triunfalmente como novelista con La hoguera de las vanidades, que fue calificada como la novela de Nueva York. El protagonista es un yuppie, un asesor financiero que se ha convertido en la estrella de una firma de brokers, pero que se ve inmerso en rocambolescas dificultades jurídicas, matrimoniales e incluso económicas a partir de la noche en que se pierde por las calles del Bronx cuando llevaba a su amante del aeropuerto Kennedy a su nido de amor. A partir de esta peripecia, Tom Wolfe va hilando una compleja trama que le permite presentar el mundo de las altas finanzas, los restaurantes de moda y las exclusivas parties de Park Avenue, así como el submundo picaresco de la policía y los tribunales del Bronx, y también el mafioso universo de Harlem y las nuevas sectas religiosas. Un hilarante e irrepetible fresco, diseccionado con desenvuelta crueldad y acerada ironía por un Tom Wolfe en plenitud de facultades. El personaje central resulta ser finalmente la gran capital del mundo en este final de siglo: Nueva York, con todos sus esplendores y todas sus miserias, retratada en la prosa de tecnicolor, vistavisión y sensorround que es la marca de fábrica de ese maestro de periodistas y, como demuestra aquí, personalísimo y magistral novelista que es Tom Wolfe
Crítica:
Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad.
Eclesiastes, 1.2
Esta cita bíblica resume en breves palabras esta magnífica primera novela de Tom Wolfe. El autor, a través de una excelente narrativa y un soberbio dominio del lenguaje, nos muestra como el dinero y la fama son meros artificios que se revelan inútiles para la salvación de un hombre que se ve acosado y perseguido por una concatenación de eventos, situaciones y circunstancias altamente desfavorables. Para ello, utiliza como trasfondo la sociedad neoyorquina de los años 80, revelando una absoluta hipocresía y un juego de poder basado en las apariencias disfrazadas de convenciones sociales, que cambian de acuerdo a la situación.
La Hoguera de las Vanidades es un libro tranquilo, lento en su desarrollo, que nos muestra una trama que se va desarrollando con un ritmo propio a través de las vidas de su protagonista y de los demás personajes que se van implicando en los juegos de poder que se desarrollan: periodistas sin escrúpulos, fiscales dispuestos a todo por obtener una futura victoria electoral para alcanzar más poder, corruptos que, disfrazados de buenos samaritanos, mueven a los desfavoridos de los barrios bajos en su propia conveniencia, etc.
Y en el centro de todo, impotente ante la vanidad que mueve a todos los personajes, dispuestos a sacrificarle sin más miramientos, se halla el indefenso protagonista, arrojado de su altar de oro. Sin embargo, el yuppie destronado, que durante gran parte de la trama se ve abandonado y desolado, poco a poco se va transformando, sufriendo un proceso de cambio que le hace abandonar su antigua vida para renacer en una nueva existencia que, aunque menos opulenta, no deja de resultarle más gratificante.
Hay que tener en cuenta que La Hoguera de las Vanidades no es un libro de acción, ni un trepidante trhiller o una absorbente intriga. Es lento en su desarrollo, pero atrayente y magistral en su estilo, elaborado con gran talento por su autor. Por ello, no es recomendable para aquellos que busquen una lectura más fácil, menos pesada, más "digerible". Sin embargo, los que disfruten con una buena trama, unos personajes desarrollados con mimo y detallismo y una acertada crítica social, podran devorar con deleite esta magnífica obra literaria.