sábado, 19 de mayo de 2018

Deadpool 2 (2018)


Título: Deadpool 2
Título original: Deadpool 2
País: USA
Productora: Marvel Entertainment / 20th Century-Fox / Donners' Company / Kinberg Genre
Director: David Leitch
Guión: Rhett Reese, Paul Wernick, Ryan Reynolds (Cómic: Rob Liefeld, Fabian Nicieza)
Reparto: Ryan Reynolds, Josh Brolin, Zazie Beetz, Morena Baccarin, Julian Dennison, T.J. Miller, Karan Soni, Brianna Hildebrand, Leslie Uggams, Jack Kesy, Eddie Marsan, Lewis Tan, Bill Skarsgård, Brad Pitt, Rob Delaney, Terry Crews, Shioli Kutsuna, Hayley Sales, Luke Roessler, Scott Vickaryous, Tanis Dolman, Nikolai Witschl, Andréa Vawda  
Sinopsis:
Tras sobrevivir a un ataque bovino casi fatal, un desfigurado chef de cafetería, Wade Wilson, trata de cumplir su sueño de convertirse en el camarero más famoso del lugar, al tiempo que trata de hacer frente a su pérdida del sentido del gusto. En la búsqueda para la recuperación de este, así como la de un condensador de flujo, Wade deberá luchar contra ninjas, yakuzas y un grupo de perros sexualmente agresivos, mientras recorre el mundo para descubrir la importancia de la familia, la amistad, el sabor y conseguir ganar el codiciado título que pone en las tazas de café: "El mejor amante del mundo"... Secuela de la exitosa película (recaudó más de 780 millones de dólares en todo el mundo) parodia de los superhéroes mutantes del 2016, también protagonizada por Reynolds. (FILMAFFINITY)
Crítica:
Deadpool 2 es la secuela de la anterior película del Mercenario Bocazas, prácticamente un proyecto personal de Ryan Reynolds que demuestra ser incombustible. Se trata de un film que continua con las aventuras de este antihéroe verborréico, irreverente, violento y que hace continuas referencias y roturas de la cuarta pared. Y es que en los comics debemos recordar que Deadpool es consciente de ser un personaje de ficción. Siguiendo con la impronta dejada por la primera entrega, tenemos una cinta con una trama sencilla, sin complicaciones, cargada de humor y acción desenfrenada, con dos subtramas más dramáticas, pero que no lastran el conjunto de la película y la acompañan bien. También hay que tener en cuenta que una de ellas, la referida al adolescente por el que se junta el grupo de héroes resulta más ligera y superficial. Pero, pese a todo, cumple con su cometido de hacer reflexionar a Deadpool sobre él mismo y ayudar a mostrar el trasfondo dramático en torno a este personaje.

Pero más allá de esto, se nota que la película tiene un mayor despliegue de efectos visuales y de reparto. Tras el escaso plantel de personajes de la primera entrega, aquí se percibe una mayor desenvoltura económica a la hora de mostrar personajes, tanto en cameo como con pequeños papeles, como de exhibir los avances del CGI. En este aspecto, Coloso sigue siendo la encarnación de este personaje mejor realizada hasta la fecha, tanto por su aspecto como por su personalidad. Y el combate en el que participa se desarrolla con una mayor espectacularidad y desenvoltura, particularmente por el ruso. A fin de cuentas nos encontramos con una película cargada de acción que no se toma en serio a sí misma y donde los chistes y gags son prácticamente continuados. Se trata de una cinta dirigida no sólo a los fans del personaje, sino también a todo aquel que desee disfrutar de un título que parodia el género superhéroico (como ya hizo en su momento el Lobo de Keith Giffen), donde no se corta en exagerar todas las características del género y llevarlas al ridículo a través de la particular visión del mundo de su protagonista.

Por ello, Deadpool 2 es una película que debe verse sin grandes expectativas, con la intención de pasar un buen rato ante la pantalla y disfrutar de la acción y el humor desenfrenados, preparándose para la siguiente referencia o chiste. Y, por supuesto, hay que esperar a ver la escena postcréditos, donde Reynolds acaba de desplegar toda su mala idea en una secuencia genial y rompedora.