sábado, 5 de noviembre de 2016

Dr. Strange (2016)

Título: Dr. Strange
Título original: Dr. Strange
País: Estados Unidos
Productora: Marvel Studios
Director: Scott Derrickson
Guión: C. Robert Cargill, Scott Derrickson, Jon Spaihts (Personajes: Stan Lee, Steve Ditko)
Reparto: Benedict Cumberbatch, Chiwetel Ejiofor, Rachel McAdams, Mads Mikkelsen, Tilda Swinton, Benjamin Bratt, Michael Stuhlbarg, Scott Adkins, Zara Phythian, Alaa Safi, Katrina Durden, Neve Gachev, Amy Landecker, Dante Briggins, Tony Paul West, Daniel Eghan, Annarie Boor, Jill Buchanan, Pezhmaan Alinia, Stan Lee.
Sinopsis:
La vida del Dr. Stephen Strange cambia para siempre tras un accidente automovilístico que le deja muy malheridas sus manos. Cuando la medicina tradicional falla, se ve obligado a buscar esperanza y una cura en un lugar impensable: una comunidad aislada en Nepal llamada Kamar-Taj. Rápidamente descubre que éste no es sólo un centro de recuperación, sino también la primera línea de una batalla en contra de fuerzas oscuras y ocultas empeñadas en destruir nuestra realidad. En poco tiempo, Strange, armado con sus poderes mágicos recientemente adquiridos, se ve obligado a elegir entre volver a su antigua vida de riqueza y prestigio o dejarlo todo, para defender el mundo como el mago más poderoso del planeta. Adaptación del cómic creado por Stan Lee y Steve Ditko. (FILMAFFINITY)

Crítica:
Dr. Strange es la última entrega del Universo Cinemático Marvel, la presentación del que en los comics es el Hechicero Supremo y Maestro de las Artes Místicas, el Dr. Stephen Vincent Strange. Como es habitual en este tipo de films, se nos presenta el origen del personaje, muy bien interpretado por Benedict Cumberbatch. Así, se nos narra su vida como prestigioso neurocirujano que, por un accidente de automóvil, sufre graves lesiones en los nervios de las manos, imposibilitándole volver a ejercer. Así, tras el accidente, acaba por probar suerte en Nepal, donde acaba por ser iniciado en las artes místicas. De esta manera se nos enseña el proceso de formación para convertirse en un futuro mago y que está destinado a ocupar un papel relevante dentro del Universo Marvel.

Con esto como trama principal, se nos presenta también al villano de la película, Kaecilius, un personaje de tercera fila olvidado en el lejano pasado del cómic. Recuperado y exaltado gracias al excelente trabajo del guionista y al trabajo interpretativo de Mads Mikkelsen. Así, en lugar de un tradicional archienemigo hechicero malvado, nos encontramos con un hombre roto que se revela contra la Anciana (una gran actuación de Tilda Swinton), para servir a Dormammu, señor de la Dimensión Oscura. Así, el enfrentamiento entre Strange y Kaecilius se desvela como un duelo interpretativo e ideológico, además de físico y místico. Los diálogos entre ambos personajes son tan interesantes y potentes como las escenas de lucha.

Los efectos especiales, vitales para el correcto desarrollo del multiverso místico que forma parte de todo aquello que rodea al Dr. Strange son excelentes. Se trata de una gran recreación que resume y asimila el puro horror cósmico lovecraftiano, al tiempo que sirve para presentar al que fue el primer gran villano cósmico del Dr. Strange, Dormammu. Al mismo tiempo, se nos presenta la Dimensión Espejo, un plano alternativo en donde, con ayuda de la magia, se puede moldear a voluntad la física de la materia. Esto nos regala planos y escenas de una espectacularidad visual sorprendente y muy lograda, con un alto componente de surrealismo, todo ello heredado de Dark City (1998). Así, la película completa el círculo de un buen guión y unas buenas interpretaciones con el aspecto visual.

Vale la pena destacar también la banda sonora, muy efectiva. Y, por supuesto, para los más puristas, resultará bastante impactante la forma en que desarrollan la magia y la utilizan para combatir, combinando hechizos con artes marciales. Esta aproximación ofrece una visión diferente del Dr. Strange y que recuerda al trabajo de Jason Aaron en el vol. 3 USA de la serie de comic de este personaje. Como curiosidad, vale la pena destacar algunos guiños, como la aparición de Wong, el clásico ayudante del Dr., caracterizado como el bibliotecario de  Kamar-Taj.