martes, 29 de noviembre de 2016

Books from the Crypt #115: Carmilla

Título: Carmilla
Título original:  Carmilla
Año: 1871
Autor: Joseph Sheridan Le Fanu
Género: Terror
Sinopsis:
Si bien no es la primera historia de vampiros que se escribió, el personaje de la vampiresa Carmilla influyó, sin duda, en la delineación del Drácula de Bram Stoker.
La historia tiene lugar en Styria donde Laura, la joven narradora, vive en un vetusto castillo con su anciano padre y unos pocos sirvientes. Carmilla aparece por primera vez en escena cuando Laura cuenta con tan sólo seis años. Tras dormirse en los brazos de Carmilla, se despierta sobresaltada al sentir dos agujas clavándosele en el pecho. Su niñera y el ama de llaves, que entraron en la habitación al escuchar sus gritos, no encontraron a nadie ni marca alguna en su pecho.
Carmilla reaparecerá trece años después, cuando el carruaje en el que viaja junto con su elegante madre tiene o simula tener un accidente cerca del castillo de Laura, y Carmilla debe quedarse para recuperarse. El resto de la historia se desarrolla con el suspense de una novela policíaca y la pasión y melancolía de un inusual relato de amor entre la protagonista y la mujer vampiro, hasta culminar en un final que ha marcado toda la posterior literatura de vampiros.

Crítica:
El irlandés Joseph Sheridan Le Fanu publica por primera vez Carmilla en la revista The Dark Blue en 1871. Más tarde, en 1872, esta novela corta aparece en una antología (In a Glass Darkly) en la que el autor selecciona casos del archivo del médico metafísico doctor Martin Hesselius. Este personaje ficticio se convierte en el recopilador de los sucesos extraños, fantásticos y terroríficos que narran los relatos de Le Fanu.

Carmilla es una de las obras clave para entender la literatura de vampiros y su historia. La primera vampiresa literaria, fue predecesora de Drácula, y una de las inspiraciones para Bram Stoker. La novela, narrada como el testimonio de la protagonista ocho años después de los hechos, cuenta las vivencias de una joven de 19 años que vive con su padre en un schloss o castillo en Estiria, cerca de un pueblo abandonado y las ruinas de la vieja mansión de los von Karstein, los condes de la región, cuyo linaje se considera extinguido. Este entorno de aspecto idílico, al igual que hace Machen con sus relatos de ambientación rural, se convierte en el escenario de una historia de terror y suspense. El primer capítulo del libro sirve a Le Fanu para introducir a los personajes principales, así como presentar el terreno en el que se va a mover. A partir de entonces, introduce a Carmilla, una joven lánguida de extrañas costumbres y tendencias lésbicas que se convierte en compañera de la protagonista.

Con la introducción de este personaje, la trama adopta un nuevo giro, enfatizando el suspense y el misterio a medida que la acción se va desarrollando. Le Fanu se mueve magistralmente, estableciendo una relación entre las dos jóvenes a medio camino entre la amistad y el romanticismo, con sutiles pinceladas de erotismo y pasión por poarte de Carmilla. Sin duda, el autor logra desarrollar una apasionante y cautivadora historia en la que la joven y la vampira se convierten en el dúo protagonista. Así elabora, con manos de artesano experto, el que será el arquetipo de la mujer vampiro, que tantos giros ha dado y que ha sido interpretado de diversas formas a lo largo del tiempo. Pero este es el original: sutil, erótico, depredador insaciable, amante egoísta. Le Fanu así convierte una novela corta en una pieza clave del género de terror y del subgénero de los vampiros en particular. Desde la relación casual y, aparentemente, inocente entre las dos jóvenes, se va consumando un vínculo entre ambas que desenvoca en un desenlace que se convierte en clave para la literatura de vampiros.

Es en clásicos como este donde podemos encontrrar las huellas primigenias, las claves originales donde se elaboraron los primeros tópicos y clichés del género. En El Vampiro de Polidor, la Carmilla de Le Fanu o La familia del vurdalak de Alexei Tolstoi, por citar tres pilares importantes, hallamos las bases que dieron paso al Drácula de Bram Stoker y de los que surgieron los vampiros que han evolucionado con el tiempo. Así, Mircalla von Karstein se convierten en la bisabuela de las mujeres vampiro modernas. Sin embargo, la huella de Le Fanu ha ido más allá de la literatura. Así, por ejemplo, podemos encontrar al clan vampírico von Carstein en el trasfondo fantástico del wargame Warhammer, de Games Workshop. Carmilla es inmortal más allá de la novela corta que le dió origen y, aunque habitualmente en un segundo plano tras la obra de Stoker, es una lectura altamente recomendable y que no debe faltar para ningún aficionado al género.