martes, 17 de febrero de 2015

Godzilla (2014)

Título: Godzilla
Título original: Godzilla
País: Estados Unidos
Productora: Legendary Pictures / Warner Bros
Director: Gareth Edwards
Guión: Max Borenstein (Historia: Dave Callaham)
Reparto: Aaron Johnson, Ken Watanabe, Elizabeth Olsen, David Strathairn, Bryan Cranston, Sally Hawkins, Juliette Binoche, CJ Adams, Richard T. Jones, Al Sapienza, Patrick Sabongui.
Sinopsis:
En “Godzilla” (2014), el famoso monstruo se enfrenta a malvadas criaturas que, animadas por la arrogancia científica de la humanidad, amenazan nuestra propia existencia en una historia de valor y reconciliación frente a las poderosas fuerzas de la naturaleza. El aterrador Godzilla aparece para restablecer el equilibrio ante una humanidad indefensa. (LABUTACA.NET)

Crítica:
Tras la descafeinada versión del monstruo gigante japonés por excelencia que hizo Roland Emmerich en 1998, llega una nueva visión americana del colosal reptil mutante. Más respetuosa con la versión japonesa original, aunque con el toque estadounidense, esta nueva película de Godzilla supone un acercamiento a los planteamientos originales de la Toho.

Para empezar, tenemos unos espectaculares créditos en los que se nos muestran diferentes representaciones de monstruos marinos a lo largo de la historia, para completarlo con unas pruebas nucleares en el Pacífico orientadas a dar caza y exterminio a un colosal Godzilla. Con esta introducción, el espectador comienza a recibir las primeras impresiones de lo que le aguarda en la película, así como las primeras referencias a la película de 1954: la organización Monarch, encargada de luchar contra Godzilla y mantener su existencia en el anonimato es el equivalente del Comite de Actividades Anti-Godzilla que organiza el gobierno japonés en la primera película. De la misma forma se nos presenta a un Dr. Serizawa, homónimo del científico japonés que encabezaba las investigaciones sobre el monstruo. Estas son las primeras de muchas otras referencias (el rastro de la criatura a través de la playa, la escena del tren, etc.) que van poblando el film. Inclusive los MUTO's (acrónimo de Massive Unidentified Terrestrial Organism en el original inglés, "Organismo Terrestre Enorme No Identificado" en la traducción para Hispanoamérica, cuyo acrónimo es OTENI), los adversarios de Godzilla en esta película, con su aspecto insectoide y su ciclo vital en el que se encierran en una crisálida hasta que se dan las condiciones para su eclosión, pueden recordar en algunos aspectos a Mothra, la polilla bienhechora de las películas Kaiju de la Toho. Sin embargo, la película, como ya hizo Ishiro Honda, se centra principalmente en las reacciones de los humanos, y como el ejército y los científicos tratan de hallar una solución para matar a los tres monstruos. En contra de las opciones más destructivas de los militares, encontramos al Dr. Serizawa, quien ve en Godzilla a un depredador de los MUTO's, un equilibrador que eliminará esta amenaza del planeta. En este aspecto, la película se aleja más del film original de 1954, ya que Godzilla era originalmente una fuerza de la naturaleza imparable y destructiva, un enemigo de la humanidad en general y del Japón en particular, y fue ya avanzada la serie cuando tornó su rol de destructor por el de protector.

La película es un retorno a los mejores momentos del Kaiju Eiga japonés, con un Godzilla más próximo a su versión original (hay que recordar que el primer Godzilla era bastante antropomórfico y algo fondón, ya que era un disfraz dentro del cual iba un operador), dejando el peso de la trama en las acciones y reacciones de los hombres. Lamentablemente, el protagonista humano que debería actuar como guía del espectador ante las medidas tomadas para detener a los monstruos es un personaje sin carisma y muy gris, que desluce la película frente a momentos más interesantes, como la explicación del origen de las criaturas, las acciones de las mismas y las explicaciones actualizadas sobre la invulnerabilidad ante las armas convencionales. Otro defecto de la película es su parquedad a la hora de mostrar la lucha entre monstruos, reservando hasta el final los mejores momentos de combate.

En conclusión, esta versión de 2014 del rey de los monstruos es un ameno regreso a los orígenes, un homenaje que se hace de agradecer tras el fiasco de Emmerich del 98, aunque esté bajo la óptica americana. Entretenida película de ciencia ficción y acción, con secuencias memorables y monstruos nuevos muy originales.