miércoles, 11 de febrero de 2015

Books from the Crypt #64: Vichy, 1940

Título: Vichy, 1940
Autor: Fernando Schwartz
Año: 2006
Género: Histórica
Sinopsis:
En el ambiente enrarecido y falsamente triunfante de Vichy, la ciudad-balneario donde se instauró un gobierno colaboracionista tras el armisticio franco-alemán de 1940, reina el mariscal Pétain. Un grupo de valientes inexpertos próximos a él crea en la capital la primera célula de la resistencia. En su seno nacerá además una intensa historia de amor entre Manuel de Sá, ex diplomático español maduro y desencantado y Marie, joven parisina de raíces judías, apasionada y profundamente vital. Cuando la cruda realidad y la oscura situación política venzan al optimismo y al arrojo de sus ideales de justicia, se verán obligados a tomar una difícil decisión: elegir entre éxito o fracaso, vida o libertad, compromiso o sacrificio.

Crítica:
Vichy, 1940 es una novela histórica elaborada en torno a la relación romántica que se establece entre el exiliado y ex diplomático Manuel de Sá, y la joven parisina de origen judío Marie. Contada en primera persona por Manuel, narra los seis primeros meses de la Francia de Vichy y el gobierno colaboracionista establecido por el mariscal Pétain. Este régimen, establecido bajo la falsa premisa que la derrota aplastante del ejército francés que forzó el armisticio en realidad fue un replanteamiento de la posición de Francia, se fundó en torno a la carismática figura del mariscal. Sin embargo, Pétain era un hombre demasiado viejo, demasiado próximo a las ideas fascistas de extrema derecha de Hitler y Franco y demasiado amigo de colaborar con estos. En torno a él se formó un gobierno de arribistas y oportunistas que se dedicaron a establecer una nueva dictadura fascista en Europa en la zona no ocupada de Francia. Aunque pueda resultar risible la ciega confianza que muestran los personajes en la imparable victoria de Alemania y los optimistas presagios de Pétain de que Navidad Inglaterra ya se habría rendido, hay que tener en cuenta que en aquella época Alemania parecía imparable. Su ejército, que no había conocido la derrota, había logrado tomar la iniciativa sobre los países de la Europa occidental, sin preocuparse por la Rusia de Stalin, con la que tenía firmado un pacto de no agresión. De esta manera, y con la Batalla de Inglaterra apenas comenzando, con la Luftwaffe dispuesta a arrasar las islas británicas, es normal entender como se veía de forma inminente el triunfo de Hitler.

Con este ambiente de fondo, Fernando Schwartz elabora una trama en la que la política y el amor se entrelazan en una historia creada con rigor histórico que nos muestra como fue el comienzo de aquel gobierno colaboracionista. Con un uso magistral de la narrativa, logra que el lector se sumerja y se asimile en el entorno que se describe en la novela, sintiéndose como un personaje más de la misma. A través de la excelente reconstrucción histórica, asistimos a la progresiva instauración de un régimen de extrema derecha en un país que aún mantenía a los refugiados republicanos españoles de la Guerra Civil en campos de concentración. Podemos ver como Vichy pasa a ser una ciudad-balneario para convertirse en la nueva capital de una Francia que abandona alegremente los principios de Igualdad, Libertad y Fraternidad para entregarse como una novia en su noche de bodas a la Alemania de Hitler.

Pero además de la excelente lección de historia, Schwartz nos introduce en la vida de Manuel de Sá y como esta da un giro de 180º al introducirse en la misma la joven e idealista Marie. Como entre ambos comienza a surgir una historia de amor en la que la situación política y la aparición de las primeras leyes contra los judíos, así como la progresiva instauración de la dictadura, les pone a prueba. Manuel, cansado y hastiado tras la victoria de Franco en España, se siente demasiado confiado en Vichy, tratando de sobrevivir sin que los acontecimientos que se suceden a su alrededor le afecten demasiado. Pero Marie es una joven demasiado vital e idealista para ignorar la progresiva instauración del fascismo en su país. De la unión de estas dos personalidades tan dispares surge una historia que se entrelaza con los acontecimientos que se van sucediendo en Vichy de manera que, al final, Schwartz completa una trama apasionante.