sábado, 28 de abril de 2018

Vengadores: Infinity War (2018)

Título: Vengadores: Infinity War
Título original: Avengers: Infinity War
País: USA
Productora: Brilliant Films / Fred Films
Directores: Anthony Russo, Joe Russo
Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely (Cómic: Jack Kirby, Jim Starlin)
Reparto: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Benedict Cumberbatch, Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Chris Pratt, Tom Holland, Josh Brolin, Elizabeth Olsen, Chadwick Boseman, Pom Klementieff, Terry Notary, Dave Bautista, Karen Gillan, Tessa Thompson, Zoe Saldana, Gwyneth Paltrow, Tom Hiddleston, Cobie Smulders, Paul Bettany, Sebastian Stan, Peter Dinklage, Samuel L. Jackson, Benicio del Toro, Danai Gurira, Benedict Wong, Anthony Mackie, Don Cheadle, Idris Elba, Vin Diesel, Bradley Cooper, William Hurt  
Sinopsis:
El todopoderoso Thanos ha despertado con la promesa de arrasar con todo a su paso, portando el Guantelete del Infinito, que le confiere un poder incalculable. Los únicos capaces de pararle los pies son los Vengadores y el resto de superhéroes de la galaxia, que deberán estar dispuestos a sacrificarlo todo por un bien mayor. Capitán América e Ironman deberán limar sus diferencias, Black Panther apoyará con sus tropas desde Wakanda, Thor y los Guardianes de la Galaxia e incluso Spider-Man se unirán antes de que los planes de devastación y ruina pongan fin al universo. ¿Serán capaces de frenar el avance del titán del caos? (FILMAFFINITY)
Crítica:
Infinity War supone un antes y un después dentro del Universo Cinemático Marvel. Por un lado, es el clímax de la meta trama de las Gemas del Infinito que se ha ido desarrollando poco a poco. Por otro, supone demostrar una vez más que los hermanos Russo son unos grandes directores de cine y que han sabido adaptarse al género superheróico y darle un toque propio y característico muy apropiado. Estamos ante una película coral, con un gran número de protagonistas donde todos tienen su peso relativo dentro de la trama y Thanos es algo más que el objetivo a abatir. Con este villano, los hermanos Russo dan una nueva vuelta de tuerca a las tramas políticas desarrolladas en El Soldado de Invierno y Civil War, centrando toda la historia en las motivaciones de Thanos para ejecutar la búsqueda de las Gemas del Infinito.

La película está basada en las miniseries Thanos Quest y El Guantelete del Infinito, de las que coge elementos pero que se adapta al universo cinematográfico. Recogiendo aspectos construidos a lo largo de la serie de películas, todo confluye en esta tragedia épica, en la que los héroes deberán unir fuerzas para derrotar a Thanos, que se presenta como una fuerza imparable. Y no sólo por sí mismo, sino también por su ejército y por la Orden Negra, sus seguidores más directos y que se convierten en rivales de primera línea para los héroes. Todo esto desarrollado en una película que te atrapa desde el primer minuto y que no deja de sorprender y cautivar al espectador, haciendo que esté pegado a la butaca y pendiente de todo lo que pasa.

Como colofón final de esta etapa cinematográfica y paso a la siguiente, la película funciona perfectamente. Es un ejercicio visual fascinante y posee una trama bien elaborada y conducida que no defrauda. Por ello, es una de esas películas altamente recomendables para ver.