miércoles, 7 de febrero de 2018

Dredd (2012)

Título: Dredd
Título original: Dredd
País: Reino Unido
Productora: Lionsgate Films / DNA Films / IM Global / Reliance Big Entertainment
Director: Pete Travis
Guión: Alex Garland (Personajes: John Wagner, Carlos Ezquerra)
Reparto: Karl Urban, Olivia Thirlby, Lena Headey, Wood Harris, Warrick Grier, Domhnall Gleeson, Rakie Ayola, Deobia Oparei, Jason Cope, Langley Kirkwood, Andile Mngadi, Porteus Xandau, Rachel Wood, Emma Breschi, Tamer Burjaq
Sinopsis:
En un futuro cercano, Norteamérica se ha convertido en un páramo asolado por la radiactividad. Una única y gran megalópolis se extiende a lo largo de la costa este: Mega City 1. Esta inmensa y violenta urbe cuenta con una población de más de 800 millones de personas, cada una de las cuales es un infractor en potencia. Los encargados de acabar con el caos e imponer el orden son unos individuos que actúan a la vez como agentes de la ley, jueces, jurados y verdugos. Al frente de ellos está Dredd (Karl Urban), una leyenda viva de la justicia que vive entregado por entero a hacer cumplir la ley. En una misión aparentemente rutinaria junto a Cassandra Anderson (Olivia Thirlby), una juez novata dotada de grandes habilidades psíquicas, se disponen a investigar un homicidio en un peligroso rascacielos de 200 pisos de altura, controlado por el clan de la despiadada Ma-Ma (Lena Headley). Pero al intentar arrestar a uno de los principales secuaces de Ma-Ma, ella cierra a cal y canto todo el edificio y ordena a sus hombres que capturen a los jueces. La lucha por la supervivencia, obligará a Dredd y Cassandra a actuar de manera implacable. Nueva adaptación del cómic homónimo ya llevado a la pantalla en 1995. (FILMAFFINITY)

Crítica:
Dredd es la segunda adaptación cinematográfica del cómic Judge Dredd de 2000 AD. Es una versión libre que se distancia de la anterior película portagonizada por Sylvester Stallone. En esta ocasión, tenemos una visión completamente diferente, con una estética más alejada del tono pulp de la obra original, con una tono más realista en cuanto a la ciudad y el mundo que se representa. Resulta así un futuro postapocalíptico y distópico sumamente creíble y actualizado, con guiños como habitantes del megabloque en donde se desarrolla la acción sacando fotos con los móviles. Al afrontar este ambiente no se desvincula de la violencia y la acción, que no faltan en esta película. Se trata de una cinta cargada de escenas de acción que se desarrollan con pocos momentos de pausa e incluso en estos se siente la tensión por parte de los protagonistas, atrapados en un megabloque y perseguidos por la totalidad de una banda callejera dedicada al narcotráfico.

Vale la pena destacar la interpretación de los tres personajes principales: Dredd (Karl Urban), la novata Anderson (Olivia Thirlby) y la líder de la banda, Ma-Ma (Lena Headley). Urban deja el listón muy alto, encarnando a un antihéroe de acción duro, casi deshumanizado e implacable, que recuerda a Harry Callahan o al Robocop de Verhoeven. Vale la pena destacar que, durante toda la película, lleva el casco puesto, por lo que no se le ve la cara en ningún momento, a excepción de la boca, que mantiene en un rictus continuo. Es esto, su lenguaje corporal y su voz lo que da una fuerza tremenda al personaje, que carece del apoyo de la gestualidad de su rostro. Es muy meritorio que Karl Urban actúe bajo estas circunstancias, y demuestra que es un actor que está a la altura de lo esperado y deja el listón alto. Por otro lado, Anderson, la novata a la que examina Dredd para saber si se convertirá en juez o no, representa el contrapunto del personaje. Su papel es el de compañera, sirve para compensar la dureza y frialdad de Dredd, mostrando un lado más humano, con una vena de esperanza y de luz. Sin embargo, no deja de ser una mujer dura, capaz de hacer frente a la situación en la que se enfrentan y que va cogiendo confianza y peso a lo largo de la película. Finalmente, Ma-Ma es una villana a la altura de lo que se espera: exprostituta, líder de banda y narcotraficante, es una mujer cruel, despiadada y muy violenta, que no duda en usar la fuerza desmedida o incluso bloquear el megabloque por completo para conseguir sus objetivos. Excelente actuación de Lena Headley, que se revela como la némesis idónea para Dredd y como villana a la altura de la película. En conjunto, los tres actores demuestran un talento que eleva la calidad de la película.

Esta no deja de ser una cinta de acción, con sus toques de gore, pero demuestra un buen hacer tanto en el guión como en la dirección, demostrando que el género de acción tiene mucho que decir si se pone en buenas y capaces manos. Es un retorno a las distopías urbanas al estilo de Robocop de Verhoeven o el comic Frank Miller´s Robocop, adaptación del guion original de Miller para Robocop 2. Se trata, en definitiva, de una película muy recomendable, con unos personajes muy meritorios y un desarrollo que sabe jugar con el ritmo de manera que la película mantiene el interés del espectador desde el principio hasta el final.