miércoles, 13 de septiembre de 2017

¿Cómo escribir La Llave y la Puerta?

La Llave y la Puerta es un blog literario que no debería resultar desconocido para los visitantes de la Necrópolis. A diferencia de otros blogs del mismo género en los que se dan consejos sobre escritura y los autores hablan de sus trabajos, La Llave y la Puerta es una obra literaria en sí misma, pues en esta plataforma se desarrolla un serial online. Su formato es el de una serie de historias cortas que parodian el pulp de aventuras y terror de los años 20 y 30, centrándose particularmente en los Mitos de Cthulhu. Sin embargo, con el paso del tiempo, su desarrollo ha ido abarcando otros tipos de terror y ha introducido elementos mitológicos (los dioses de diferentes panteones), combinándolos con elementos más modernos (la red social ElderGodBook, la única para dioses, primigenios y demás seres sobrenaturales).

Originalmente, La Llave y la Puerta se creó como un ejercicio de escritura creativa. El que escribe había pasado una larga temporada de sequía como escritor, y, aunque ya había intentado diversos proyectos similares en anteriores ocasiones, no habían acabado de cuajar. Desde 2011 había comenzado a escribir este blog, Necrópolis de la Luna Negra, que había servido para retomar el hábito de escribir. Sin embargo, y aunque esto me aportaba un interesante ejercicio, Al año siguiente, en 2012, obtuve el 3º Premio en la categoría de Relato Breve en los Premios de Juventud de la Diputación de Alicante "Top Creation"​, con el relato titulado "Liber Silentii". Pero no fue hasta 2014 cuando surgió un nuevo proyecto, La Llave y la Puerta.

¿Cómo escribir La Llave y la Puerta?
Para escribir este blog lo primero que tuve claro era que quería hacerlo en colaboración. Iba a ser un proyecto arduo, intenso, con mucho trabajo, ya que iba a requerir un trabajo continuo de creatividad y escritura. Por ello, acudí a Javier López, y le propuse el trabajar juntos. Así, escogiendo un ritmo de publicación de una entrada por semana, nos turnaríamos para escribir. Además, ambos aportaríamos ideas y conceptos al trasfondo y el desarrollo de las historias.

Lo siguiente fue empezar la planificación y realizar el trabajo de worlbuilding, crear el mundo de La Llave y la Puerta. El proceso duró en total un mes, desde la idea inicial hasta el planteamiento final. Originalmente iba a estar ambientado en una versión actual de la ciudad de Arkham, eso no ha cambiado. Pero se iba a tratar de un edificio de apartamentos en los que vivían los cuatro vástagos de la familia Pickman y en el que habría todo tipo de extraños vecinos, incluido algunos de índole sobrenatural o relacionados con los Mitos de Cthulhu. Y es que teníamos eso bien claro: La Llave y la Puerta iba a ser una parodia de los mundos creados por H. P. Lovecraft y ampliados por su círculo, herederos literarios y continuadores. Pero, con el paso del tiempo, a medida que perfilábamos el entorno y planteábamos a los personajes, todo fue cambiando, ampliándose. Los cuatro Pickman estaban definidos claramente: un investigador paranormal cínico y sacerdote de Yog-Sothoth, una medium  aficionada al ocultismo y tremendamente peligrosa, un magufo que cree en todo tipo de conspiraciones y un profesor universitario que parece sacado de un colegio privado inglés.

El resto del entorno se modificó para acabar convirtiéndose en una residencia universitaria que pertenece a los cuatro Pickman. A estos se añadieron algunos personajes que actuarían como parte de la plantilla de la misma y otros que rondarían por la Universidad Miskatonic y la residencia. De esta manera, poco a poco se le dio forma al trasfondo inicial del blog. Así, al iniciar la andadura de La Llave y la Puerta lo primero que hicimos fue la introducción a la historia y la presentación de los que iban a ser los protagonistas iniciales, todo ello bajo la etiqueta "Año Uno".

A medida que íbamos avanzando en la escritura del serial, fuimos ampliando el entorno: introdujimos nuevos personajes y pronto creamos el primer evento, Thunder-verse, donde comenzaron a aparecer dioses de diferentes panteones y se introdujo un nuevo escenario: Las Tierras del Sueño. Este tipo de eventos, que se han convertido en anuales, suponen un parón en el desarrollo normal de La Llave y la Puerta, ya que se trata de historias más largas de las habituales que se desarrollan en una o dos entradas. Los eventos son acontecimientos importantes que afectan a algunos personajes y que se desarrollan a lo largo de un periodo de un par de meses aproximadamente. Creados originalmente como un homenaje/parodia a los eventos anuales de Marvel Comics, se componen de un previo, que dura un mes, titulado "Camino a..." para seguir con la acción del evento en sí mismo. Tras Thunder-verse, en el cual se unió un variopinto grupo de dioses del trueno, llegaron Weird Bio-Hazard y Pánico en los Túneles

Un detalle a tener en cuenta es que hemos tratado de mantener la máxima coherencia en el trasfondo. Este está abierto y se ha ido ampliando poco a poco a medida que hemos avanzado con la historia. Se han introducido nuevos personajes, otros han evolucionado, han aparecido nuevos escenarios, como la comarca de Dunwich. Y todo lo que sucede deja su huella y tiene consecuencias en mayor o menor medida. Por ello, creamos dos páginas de concordancia dentro del blog: ¿Qué es La Llave y la Puerta? y Alfa Strike Squad. En estas registramos todos los personajes principales y secundarios que aparecen de forma continuada o esporádica pero lo suficiente como para tenerlos presentes. Así, tenemos una herramienta que sirve para que el lector pueda consultar y conocer más sobre los personajes que aparecen.

Combinando dos estilos diferentes, con un tono de más humor absurdo por parte de Javier López y algo más serio pero con elementos más de aventura y heroismo, sobretodo en las historias de Alfa Strike, por mi parte, La Llave y la Puerta se ha conducido desde 2014. Por ello, no sólo es una herramienta para ejercitar la escritura creativa. También es una historia que ha desbordado los límites impuestos durante su creación y es un ejemplo de lo que se puede hacer con esfuerzo y ganas de escribir.