viernes, 17 de mayo de 2013

Books from the Crypt #20: Necronomicon Z

Título: Necronomicón Z
Autor: Alberto López Aroca
Año: 2012
Género: Terror
Sinopsis:
Arkham, finales de la década de 1950. Mientras la ciudad más embrujada de Massachusetts recibe a un escritor de relatos bizarros para revistas baratas, dos maleantes roban en la Universidad de Miskatonic un antiguo y prohibido tratado deseado por un juez corrupto, cuyo título significa “Libro de las Leyes de los Muertos”.
Los misterios nocturnos de Arkham se entrecruzan en un tapiz formado por callejones, buhardillas, cementerios, sótanos y salas de disección donde se está gestando un horror que amenaza con asolar esta “Salem Oscura”: La mente que está detrás de este plan es arcana e implacable, y busca una venganza que habrá de extenderse más allá de este perdido rincón de América, pues la amenaza que yace en los camposantos se desatará en cualquier momento, y nadie puede garantizar que los muertos que salen de sus criptas no lleguen incluso a los páramos desconocidos que se encuentran más allá de las Puertas de la Llave de Plata…
Necronomicon Z revisita y reinterpreta los Mitos de Cthulhu creados por H.P. Lovecraft, y ofrece una aproximación, como asegura el autor, “definitiva”, a una de las escuelas más universales de la literatura de terror.

Crítica:
¿Qué se puede obtener cuando a una invasión zombi la cruzas con los poderes y horrores de los Mitos de Cthulhu? Necronomicon Z es la respuesta. Ante todo, vale la `pena aclarar que, pese a tratar sobre una plaga de muertos vivientes, no puede ser encasillada como un libro de zombis al uso, más bien es una novela "con zombis", ya que se trata de una historia de los Mitos de Cthulhu. Hay que tener en cuenta también que se trata de un pastiche lovecraftiano, aunque de gran calidad, muy superior a algunos de los extraños textos que se pueden encontrar relacionados supuestamente con los Mitos de Cthulhu, incluso las extrañas ideas plasmadas por algunos de los pasticheros "oficiales" de Lovecraft. Necronomicon Z es una excelente novela que nos introduce en una Arkham posterior a la II Guerra Mundial, convertida en una ciudad venida a menos con una universidad que ha perdido su anterior categoria y parece haber dejado de formar parte de la prestigiosa Ivy League. A lo largo de la novela, el autor nos sumerge a fondo en el trasfondo lovecraftiano con multiples referencias al grueso del total de las obras de Lovecraft y su Círculo, que convierten a Necronomicon Z en una recopilación de trasfondo similar a la que realiza el propio Lovecraft en "En las Montañas de la Locura". Los guiños, referencias y sucesos relacionados con las obras clásicas de los Mitos son múltiples y de agradecer, principalmente para el lector veterano. El novato que se enfrente a esta novela partiendo de cero puede encontrarse algo saturado de nombres, sucesos, relaciones familiares y de amistad, conexiones entre el mundo vigil y las Tierras del Sueño, etc. Pero, aunque esto pueda suceder, la compilación realizada por el autor es sumamente completa y meritoria, lo que añade valor a la novela.

También vale la pena resaltar las múltiples referencias que se pueden localizar a lo largo del texto, referencias a otros iconos y emblemas del pulp y del género de aventuras y ciencia ficción, tanto literario como cinematográfico y, por supuesto, el mapa de la ciudad de Arkham y una guía de la ciudad que sirve como recopilatorio histórico y referencia para tener claro el orden cronológico de todo lo sucedido en dicha ciudad, desde su fundación hasta la fecha en la que se desarrolla la novela.

En resúmen, Necronomicon Z va mucho más allá del mero pastiche zombi con temática cthuloide, siendo una excelente novela, cargada de intriga, horror cósmico, guiños y personajes clásicos del entorno lovecraftiano y una excelente revisión de los mitos de Cthulhu que se agradece . Esta interpretación adopta todo el gusto y el aspecto de un pulp clásico de mano de un autor que ha sabido recuperar este meta-género para alegría y disfrute de los aficionados a este tipo de literatura.