miércoles, 24 de abril de 2013

Apocalypse World

Nadie recuerda cómo o por qué. Quizás nadie llegó a saberlo. Los supervivientes más viejos conservan recuerdos de su niñez: ciudades en llamas, la sociedad sumida en el caos hasta que se vino abajo, familias enteras obligadas a huir presas del terror, extrañas noches que el cielo incandescente hizo que parecieran pleno día, días teñidos de sangre.

Ahora el mundo no es lo que era. Mira a tu alrededor. Está claro, no cabe duda; ya no lo es. Pero cierra los ojos y abre tu mente. Algo anda mal. Hay algo que aúlla en los límites de la percepción, siempre presente, lleno de odio y terror. De eso, de la vorágine psíquica del mundo, no hay refugio donde protegerse.

Apocalypse World es un juego de rol diseñado por D. Vincent Baker y editado en español por la editorial ConBarba. Como corresponde a los nuevos proyectos que saca en nuestra lengua esta editorial, se trata de un juego de rol independiente y no apto para aquellos que busquen algo más convencional o tradicional.

Apocalypse World está ambientado en un mundo post-apocalíptico, 50 años después del desastre que ha asolado la civilización tal y como la conocíamos. Los jugadores son hombres y mujeres que tratan de sobrevivir en el día a día de este entorno roto, azotados por la vorágine psíquica mundial e intentando sobrevivir un día más. El sistema de juego es muy abierto y narrativo, articulado en base a acciones llamadas "movimientos" que deben declararse por completo, y, una vez dichas, se cumplen. No es un juego para dar instrucciones breves, sino para hablar y planificar tus acciones. Debido a esta dinámica, una partida de Apocalypse World se desarrolla como un diálogo continuo entre el director de juego y los jugadores.

Con esta premisa como base, Apocalypse World muestra un sistema de juego muy abierto y una ambientación específicamente vaga que permiten al director de juego crear un mundo a su medida. La narración continua entre éste y los jugadores otorgan a estos un alto nivel de interactividad a la hora de relacionarse con el mundo, ya que ningún personaje no jugador es invulnerable e imprescindible, las tramas de juego deben ser abiertas, evitando las aventuras lineales y las escenas cerradas y definidas hasta el último detalle. Por el contrario, el director de juego debe crear tramas abiertas en las que, en función de las acciones de los jugadores y del desarrollo de los acontecimientos, vayan sucediendo una serie de eventos que hagan avanzar la trama.

El sistema en su conjunto es muy flexible y, aunque puede suponer mucho trabajo para el director de juego, le permite también ir creando el mundo y sus detalles sobre la marcha. Como ayuda, tiene a su disposición diversos recursos que le proporciona el juego para planificar los diferentes frentes y adversarios que plantear a sus jugadores. Estos, a su vez, también tiene la posibilidad de dirigir asentamientos, tener a su cargo bandas armadas, talleres, etc. Lo cual implica que el jugador no sólo tendrá que preocuparse por su propio personaje, sino que tal vez también tenga que hacerse responsable de una banda de moteros, la seguridad de un asentamiento, el mantenimiento de su vehículo, el aprovisionamiento de su taller o su enfermería, etc.

En conjunto, Apocalypse World es un juego interesante, con muchas posibilidades y opciones de personalización, que incentiva mucho la narración y el diálogo. Es una excelente opción para aquellos jugadores y directores que busquen una alternativa a juegos de rol más comunes y planificados o que, simplemente, quieran cambiar de aires para optar por otros sistemas. Sin embargo, estas cualidades no lo hacen muy recomendable para grupos de jugadores novatos, ya que requiere una buena capacidad de improvisación, imaginación y de desenvolverse en un entorno abierto y variable a través del diálogo y la evaluación de las situaciones.