miércoles, 12 de septiembre de 2018

Robocop 2 (1990)

Título: Robocop 2
Título original: Robocop 2
País: Estados Unidos
Productora: Orion Pictures Corporation
Director: Irvin Kershner
Guión: Frank Miller, Walon Green
Reparto:  Peter Weller,  Nancy Allen,  Daniel O'Herlihy,  Belinda Bauer,  Dan O'Herlihy, Tom Noonan,  Gabriel Damon,  Willard Pugh,  Patricia Charnonneau,  Felton Perry
Sinopsis:
Bajo un cielo carente de ozono y en una época futurista, la policía de Detroit está en huelga, y las peligrosas bandas criminales dominan a la población. La adicción al Nuke, una poderosa y nueva droga es el pan de cada día. La megacorporación OCP -Omni Consumer Products-, en un intento de reforzar su implacable imperio, pretende apoderarse de la ciudad, para su propia explotación privada. El director de la OCP solicita a la doctora Faxx que reprograme a RoboCop, dejándolo incapaz de luchar contra la delincuencia. (FILMAFFINITY)
Crítica:
Secuela de la película de 1987 que guionizaron por Edward Neumeier y Michael Miner y dirigió Paul Verhoeven. En esta segunda parte cambia el equipo a los mandos y eso se nota. En la dirección tenemos a Irvin Kershner que logra hacer un trabajo meritorio con un guión de Frank Miller y Walon Green. Más espectacular, con más acción y mucho más dura, se nota la mano de Miller en la historia. Continuando con el statu quo establecido en la primera parte, esta secuela va un paso más allá, con la huegla de la Policía de Detroit que ha dejado a la ciudad prácticamente indefensa debido a los abusos de la OCP. Por su parte, la poderosa empresa es escenario de una lucha corporativa entre el creador del proyecto Robocop, que planea crear una segunda versión y la doctora Julie Faxx, que, actuando como el arquetipo de la femme fatale, pretende imponer su criterio y reprogramar a Robocop según sus propios criterios.

Nuevamente se repite el esquema de las dos tramas paralelas: las acciones internas de la OCP y la situación de la Policía. Sin embargo, en esta ocasión Anne Lewis y el Departamento de Policía de Detroit reciben un mayor protagonismo. Robocop ya no es un ciborg que actúa casi de forma independiente. Esta vez está más integrado en la Policía, que recibe un mayor protagonismo y peso, hasta el punto de que, para identificar a Robocop como un miembro más del cuerpo, éste ha sido repintado de color azul. Y es que Robocop 2 es una película que trata de hacer un alegato a favor de la Policía y en contra del crimen organizado, representado en la secta/banda de narcotraficantes que fabrica y distribuye la droga Nuke y su líder mesiánico.

Aunque no está a la altura de la primera parte, si que es mucho más dura, con más acción y no deja de ser una película interesante y entretenida. Con un escenario social más crítico, más distópico y más cruel, se nos retrata una sociedad muy castigada por los excesos del pasado, con una OCP mucho más dura y fascista, como se ve hacia el desenlace con la presentación del nuevo Robocop 2. Es una película que destila una crítica más rabiosa y feroz pero a la que le falta la mano de Verhoeven. No por ello, deja de ser un título que vale la pena ver.