viernes, 1 de diciembre de 2017

Books from the Crypt #137: World of Warcraft: Arthas el Ascenso del Rey Exanime

Título:  World of Warcraft: Arthas el Ascenso del Rey Exanime
Título original: Arthas: Rise of the Lich King
Año: 2009
Autora:  Christie Golden
Género: Fantasía
Sinopsis:
El Rey Exánime es una entidad de poder incalculable y maldad sin parangón; su gélida alma ha sido consumida totalmente por sus planes de destruir toda lo que está vivo. Pero esto no siempre fue así. Mucho antes de que su alma se fundiera con la del orco chamán Ner´zhul, el Rey Exánime era Arthas Menethil, príncipe de Lordaeron y fiel paladín de la Mano de Plata.

Crítica:
Arthas el Ascenso del Rey Exanime es una novela de fantasía que narra la vida del príncipe Arthas Menethil de Lordaeron. La acción de la novela se inicia cuando Arthas tiene 9 años, tras la caída de Ventormenta, que provocó el final de la Primera Guerra entre orcos y humanos. Es con la huida de los refugiados del reino sureño caído, liderada por Anduin Lothar y el joven Varian Wrynn, heredero de la corona de Ventormenta, cuando Lordaeron tiene conocimientos de la amenaza que supone la Horda orca. A partir de ese momento, la novela se desarrolla siguiendo la trayectoria vital de Arthas, mostrándolo como un joven impetuoso pero valiente, orgulloso y, tal vez, demasiado protegido, hasta convertirse en paladín de la Orden de la Mano de Plata bajo el liderazgo de Uther el Iluminado. De esta manera, se van presentado diversos personajes que irán conformando la vida del joven príncipe hasta alcanzar el que será el punto de inflexión en la misma: La aparición de la Plaga de los no-muertos.

Y es que Arthas no es un personaje desconocido para los aficionados al universo de World of Warcraft. En la tercera entrega de la saga de videojuegos, Warcraft III: Reign of Chaos, se nos presenta Arthas por primera vez como un personaje jugable. Se trata de un paladín de la Mano de Plata que actúa como protagonista de la campaña de la Alianza para, a medida que avanza el juego, se le ve evolucionar para acabar en Rasganorte, donde encontrará la espada Forstmourne (Agonía de Escarcha) para acabar convirtiéndose en Caballero de la Muerte al servicio del Rey Exánime. Su historia continúa en la expansión de Warcraft III: The Frozen Throne en donde vemos su trayectoria con la Plaga hasta acabar alzándose como Rey Exánime. Se trata de una trama de acción y aventuras de corte heroico y dramático, pues se trata de la caída de un paladín para acabar convirtiéndose en uno de los villanos más interesantes y carismáticos de Warcraft, que acabaría por protagonizar su propia expansión de World of Warcraft: Wrath of the Lich King.

La novela es amena y resulta muy fiel a la trama que podemos encontrar en Warcraft III, sin embargo, Christie Golden se toman algunas libertades que, a juicio del que escriben, hacen desmerecer el conjunto total. A saber: al comienzo de la campaña de la Alianza del videojuego, Arthas tiene que tratar con unos orcos renegados que vuelven a adorar a los demonios. Se trata de miembros del clan Roca Negra, uno de los que optaron por no redimirse y mantener las tradiciones de la antigua Horda. Sin embargo, en la novela se dice que son parte de la Nueva Horda de Thrall. Por otro lado, más adelante, cuando Arthas como Caballero de la Muerte se adentra en las profundidades de Rasganorte, en el antiguo reino de Ahn'kahet, la autora prescinde de todos los elementos lovecraftianos y de horror cósmico que aparecen en el juego, pasando ese episodio bastante por encima.

En conclusión, se trata de una novela amena, entretenida, que amplia la información que tenemos sobre Arthas en Warcraft III y World of Warcraft. Muy recomendable para los aficionados al juego que quieran conocer más sobre el trasfondo y para lectores de fantasía heroica.