jueves, 24 de enero de 2013

Orgón

El orgón o energía orgónica es una idea propuesta y promovida en la década de 1930 por el psicoanalista Wilhelm Reich, que creó originalmente ese término para describir una fuerza vital universal. La idea fue rápidamente desacreditada y descartada, y el consenso actual de la comunidad científica es que la teoría orgónica es un ejemplo de pseudociencia.

Reich, originalmente parte del círculo de Sigmund Freud en Viena, creía que el concepto de libido de Freud tenía en realidad una base biológica, y desarrolló una práctica terapéutica ostensiblemente diseñada para liberar esta energía corporal, debido a que -de acuerdo a Freud- la salud mental dependía de un flujo libidinal sin inhibiciones. Esta teoría biofísica culminó finalmente en el desarrollo del concepto de orgón (palabra derivada de la misma raíz que "organism" y "orgasmo"), que según Reich era una substancia sin masa y omnipresente, similar al éter, pero fuertemente asociada con la energía vital en lugar de la materia inerte. La orgonita, una sustancia en la que se materializa la energíoa orgónica, ordenaría y potenciaría esa energía según las tesis de Reich.

¿Qué es la Energía Orgónica?
Los partidarios de la teoría de Reich proclamaban lo siguiente: "Es la energía de la vida cósmica. El orgón fue descubierto por el Dr. Wilhelm Reich, quien identificó muchas de sus propiedades básicas. Como por ejemplo que la energía orgónica se encuentra e irradia de toda la materia viva o no viva. La energía orgónica se puede ver, sentir, medir y fotografiar. Es una energía física real.(...)El orgón es la energía vital cósmica primaria, primordial, mientras que todas las demás formas de energía son de naturaleza secundaria.(...)Las funciones de la energía orgónica aparecen en toda la creación, en microbios, animales, nubes de tormenta, huracanes y galaxias. La energía del orgón no solamente carga y anima el mundo natural; nosotros estamos inmersos en ella, al igual que los peces están inmersos en el agua. Aún más, la energía del orgón es el medio que comunica la emoción con la percepción; es el medio a través del cual los seres humanos estamos en conexión con el cosmos y en relación con todo aquello que vive."

El orgón fue usado en escritos de varios prominentes autores de la generación beat, que estaban fascinados por su doble propósito curativo y de aspecto sexual. En esa medida, está fuertemente asociado con el movimiento de la contracultura de la década de 1950, aunque no llegó a cimentarse en los más extensos movimientos de la decada de 1960.